Salón de la Asamblea General de la ONUNUEVA YORK, Estados Unidos.- La República Dominicana respeta el derecho a la diversidad sexual, y aunque no es puntera en la tolerancia hacia las personas gay y las lesbianas, ha crecido en el respeto hacia estos grupos, declaró la delegación oficial de la República Dominicana en la Conferencia de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas, que se realiza en estos días en la ciudad de Nueva Cork.


Cairo Más 20, que es como se conoce la conferencia, escuchó al viceministro de Economía y Planificación de la República Dominicana, Juan Tomás Monegro, quien encabeza la delegación oficial para el debate de los temas de derechos de la mujer, salud sexual y reproductiva, VIH-SIDA, derechos de las minorías, embarazos en adolescentes y derechos sexuales, entre otros aspectos.


“En República Dominicana no somos del grupo delantero; pero se ha avanzado en el establecimiento de principios, en el reconocimiento y respeto de derechos y en la creación de una conciencia nacional que propicia tolerancia y convivencia respetuosa con personas y parejas de preferencia sexual lésbico-gay. Hoy somos una sociedad más tolerante”, dijo Monegro en su intervención en el edificio de las Naciones Unidas.


“Hay progresos apreciables en acceso a una educación sexual integral y acceso a servicios de salud sexual y salud reproductiva, principalmente entre las mujeres y los jóvenes. La realización del Plan de Acción, seguirá siendo nuestro compromiso compartido. En mi país hemos avanzado, pero falta mucho camino por recorrer. Refrendamos nuestro compromiso y voluntad de seguir avanzando por hacer de la nuestra, una sociedad igualitaria en derechos y oportunidades, en línea con los objetivos del Plan de Acción, más allá del 2015”, declaró Monegro.


Vea las palabras completas pronunciadas por Monegro:


 


Organización de las Naciones Unidas


Conferencia Población y Desarrollo Cairo+20


8 de abril de 2014


Intervención de la delegación de la República Dominicana


 Señor Presidente:



  •  Nuestro reconocimiento y felicitación a usted (…) y a su equipo por la exitosa organización de esta Reunión; su éxito es el éxito de todos nosotros. Expresamos complacencia por el Informe del Secretario General y nuestra acogida a sus propuestas de consenso. Asimismo, nos sumamos en apoyo a la declaración realizada por la distinguida delegación de Costa Rica, en representación de los países – CELAC.



  •  En los últimos dos decenios, la agenda de Cairo permeó el cuadro de reglas jurídicas y de las políticas públicas de la República Dominicana, y facilitó mayor conciencia ciudadana en temas relevantes del desarrollo sostenible.Esto es verificable, principalmente, i) en los articulados de la Constitución, reformada en 2010; y en los propios de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo, aprobada como Ley en 2012.

  • Desde Cairo hasta acá, la República Dominicana registró un crecimiento económico sobresaliente; pero esa prosperidad no fue inclusiva, no creó suficientes empleos de calidad, se dio al margen de la reducción de la pobreza y produjo beneficios poco convincentes en términos de igualdad social.

  • Superar esta dualidad representa un desafío crucial para avanzar en la erradicación de la pobreza y mejorar la calidad de vida de amplios segmentos de la población, como lo prevé el PA-Cairo.

  • El desempleo, y el mismo empleo precario, lastiman la dignidad humana, y es uno de los escollos más complejos para avanzar en el desarrollo de las personas, incluso en temas de la más alta prioridad y urgencia de la agenda de Cairo. Esto lleva a plantearnos la necesidad de un cambio estructural hacia un  modelo de desarrollo con igualdad de oportunidades y accesos.

  • En los últimos dos decenios, hubo progresos medibles en las condiciones de vida, en el reconocimiento de los derechos y en el respeto a la mujer, en reducción de la incidencia del VIH/SIDA, en acceso a servicios de agua potable y saneamiento, y otros ámbitos;… pero aún falta mucho por avanzar:

  • La tasa de desocupación registró un descenso sustancial en los últimos diez años, pero la de las mujeres más que duplica la de los hombres; y la brecha de empleo H-M sigue siendo muy alta.

  • La brecha salarial, medida por el ingreso laboral promedio por hora trabajada, prácticamente se ha cerrado, asociado esto a un mayor acceso de las mujeres a la educación y la capacitación para el trabajo; esto favorece objetivos de empoderamiento e igualdad de género, el acceso a servicios de salud,  protección social y reducción de la vulnerabilidad.

  • Sin embargo, la violencia contra la mujer sigue siendo una afrenta al desarrollo que aspiramos, consignado en la Visión 2030 de la END.


Señor Presidente:



  • Amplios segmentos de la población joven busca y no encuentra una oportunidad de empleo y de superación, y esto es como un grito que clama ante nuestras conciencias.

    • Sabemos que  incluirse socialmente es el medio para los jóvenes elevar la autoestima y asegurarse un mejor futuro. Recientemente, la sociedad dominicana ha celebrado un Pacto Nacional por la Educación, que es un pacto por la juventud y su desarrollo, consonante con el enfoque y objetivos del PA-Cairo.




Señor Presidente:



  • La conciencia humana se mueve hacia niveles siempre superiores de civilización. Lo que veinte años atrás eran atisbos vistos sólo por aquellos de espíritus más atrevidos de nuestra sociedad,  hoy, en la coyuntura Cairo+20, son realidades que la razón (la “pura” o la “práctica”, o ambas) mueve a aceptar o, cuando menos, tolerar y respetar.

    • En República Dominicana no somos del grupo delantero; pero se ha avanzado en el establecimiento de principios, en el reconocimiento y respeto de derechos y en la creación de una conciencia nacional que propicia tolerancia y convivencia respetuosa con personas y parejas de preferencia sexual lésbico-gay. Hoy somos una sociedad más tolerante.

    • Hay progresos apreciablesen acceso a una educación sexual integral y acceso a servicios de salud sexual y salud reproductiva, principalmente entre las mujeres y los jóvenes.




La realización del Plan de Acción, seguirá siendo nuestro compromiso compartido. En mi país hemos avanzado, pero falta mucho camino por recorrer. Refrendamos nuestro compromiso y voluntad de seguir avanzando por hacer de la nuestra, una sociedad igualitaria en derechos y oportunidades, en línea con los objetivos del PA, más allá del 2015.