CaptureLa implementación de la Tanda Extendida está teniendo impacto en las economías de los pequeños negocios, porque ha representado un dinamismo económico sin precedentes en la vida de micro y pequeños emprendedores en todo el país.


De acuerdo a una nota de la Dirección de Comunicaciones (DICOM), la construcción de aulas y escuelas para la Tanda Extendida, es una oportunidad  para que prospere el carnicero y el ferretero, el ebanista y el herrero, el ingeniero, el albañil, pintor y varillero, el textilero, el dueño de almacén, el colmadero, el agricultor y el ganadero y también las farmacias, supermercados y tiendas de todo tipo, porque se dinamizan las economías locales, haciendo que circule el dinero en comunidades y pueblos.


“Tal es el caso de Lely, emprendedora, que no se detuvo al no lograr poder ser abogada. Trabajó en casas de familia y ahora vende desayuno y comida a 40 obreros que construyen la escuela de Hato Damas. A veces pica hasta 6,000 pesos diarios”, reseña.


Detalla que Lely Bello Lara no estaba haciendo nada cuando se enteró de que comenzarían a construir otra escuela en Hato Damas. Se le prendió un bombillito: porqué no ponerse a cocinar y vender servicios de comida a los obreros de la construcción.