imageLa Ciudad Colonial fue fumigada por los ministerios de Turismo y Salud mosquitos transmisores de enfermedades que se han detectado en el área, debido al inadecuado almacenamiento de agua potable en tanques y otros recipientes, así como por aguas estancadas a causa de defectos en el drenaje pluvial de la zona.


El encargado del Plan de Gestión Socio Ambiental del Programa, Neiquel Filpo, explicó que el proceso de fumigación, el cual formó parte del Programa de Fomento al Turismo que lleva a cabo Turismo, sirvió para identificar y eliminar criaderos en residencias y edificaciones abandonadas.


El director del Centro Nacional de Control de Enfermedades Tropicales (CNET), José Puello, explicó que el brote de mosquitos en la Ciudad Colonial se produjo debido a criaderos creados por los comunitarios, lo que es un problema común en áreas donde el abastecimiento de agua intradomiciliaria no existe, es precario o irregular, por lo que la gente tiene la necesidad de  almacenarla para el consumo diario.


“Esta forma de provisión es el principal y más importante criadero del Aedes aegypti, mosquito transmisor del dengue y de la chikungunya, si los envases no se mantienen tapados y se unta cloro en la franja húmeda por encima del nivel del agua”, señaló.


Durante la inspección realizada previo a la fumigación se identificó además un criadero en el Hoyo de Solís, un área de aguas estancadas contaminadas que se ha formado detrás de un hotel de la zona, donde se encontraron larvas del mosquito Culex quinquefasciatus (Diptera Culicidae), vector de filariasis linfática, así como de encefalitis del oeste del Nilo.


Según explicó Gabino Guzmán, entomólogo del CNET, la jornada consistió en una inspección de búsqueda de criaderos y luego un rociado espacial de pesticida, tras la detección de mosquitos adultos en el área. Tanto los tanques como el hoyo que resultaron positivos a larvas de Aedes aegypti y Culex fueron tratados con larvicidas.