a_Cardenal_Nicolas_de_Jesus_Lopez_Rodriguez_09Nicolás de Jesús López Rodríguez clamó ayer porque esta Semana Santa sea observada con sentido de fe, caridad y penitencia. El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez pidió al pueblo dominicano que observe la Semana Santa 2014 con un sentido de fe, penitencia y caridad, como forma de honrar al hijo de Dios, Jesús.


López Rodríguez recordó que el Domingo de Ramos tiene la doble significación de la celebración de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén como el Mesías, y a la vez su pasión y muerte para la redención de toda la humanidad.


Dijo que basta leer a San Mateo para entender que con ese propósito ya Dios tenía todo planeado para que su hijo muriera en la cruz y que con su muerte liberara de pecado al ser humano. “El Señor se entregó a la muerte únicamente para la redención de la humanidad, esa fue la voluntad del padre”, apuntó.


“Así que mis hermanos, los invito a que en esta Semana Santa 2014 actuemos con comedimiento, actitud de búsqueda del Señor, si podemos hacer alguna obra de caridad pues hagámosla, y también con penitencia”, dijo.


Recordó que la muerte de Jesús no fue en vano, y que el próximo domingo los cristianos celebrarán su resurrección.


López Rodríguez se expresó en esos términos durante la misa con motivo del Domingo de Ramos, celebrada en la Iglesia Las Mercedes.


Procesión de los ramos


Minutos antes de la misa, López Rodríguez encabezó la procesión de los ramos, que rememora la entrada triunfal de Jesús como el Mesías y que da inicio a la Semana Santa.


Debido a los trabajos de remozamiento que se realizan en la Zona Colonial, la procesión partió de la Iglesia Las Mercedes, tomó la calle Espaillat y luego la Padre Billini, para terminar en la iglesia del Convento de los Dominicos.


La procesión, en la que destacaba la imagen de Jesús en el burrito en el que entró a Jerusalén, el Cardenal, los sacerdotes y los centuriones romanos, fue observada con veneración por las personas y escasos turistas que transitaban por la ruta seguida.


Los católicos celebraron el Domingo de Ramos


La comunidad católica celebró el Domingo de Ramos asistiendo temprano a sus parroquias donde recibieron ramos de palma bendecidos. En Santo Domingo, las parroquias El Buen Pastor, La Altagracia, Cristo Salvador y Divino Niño, entre otras, realizaron la procesión de los ramos, cantando Hosanna, pero con profunda tristeza porque después de la entrada triunfal de el Mesías le sobrevendría la muerte por medio de la crucifixión.