image(Menia/DPA).-  Un total de 683 islamistas fueron condenados hoy a muerte por un tribunal en Egipto, acusados de asesinato y de haber participado en protestas violentas, en el mayor proceso multitudinario celebrado en el país.


Entre los sentenciados por la corte de la ciudad de Menia, en el Alto Egipto, se encuentra el máximo líder de los Hermanos Musulmanes, Mohammed Badie .


Familiares de los islamistas estallaron en llanto y gritos alrededor del edificio del tribunal, que estaba rodeado por las fuerzas de seguridad. Por otra parte, el juez confirmó 37 de las 529 sentencias de muerte a islamistas decretadas hace un mes en la primera parte del proceso.


Según los abogados defensores, el resto fueron conmutadas por reclusión perpetua, lo que afectaría a los 492 restantes. La mayoría de los acusados fueron juzgados en ausencia, pues sólo 70 de los condenados están bajo custodia de las autoridades.


Un observador del juicio de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) comentó que el juez Said Yussif parecía “furioso” durante la audiencia.


Yussif se limitó a leer las condenas y no dio ninguna explicación de por qué había conmutado la mayoría de las sentencias a muerte del anterior juicio, comentó Mohammed al Massiri.


La prensa tenía prohibido asistir a la sala. Como el acta de acusación incluía en total a más de 1,200 personas, el juicio se celebró en dos partes.


Las condenas pueden ser apeladas y, además, las penas de muerte tienen que ser confirmadas por el gran muftí, la máxima autoridad religiosa de Egipto.


Los islamistas fueron detenidos tras protestar en agosto de 2013 en la provincia de Menia contra la destitución del presidente Mohamed Mursi , de los Hermanos Musulmanes, a manos del Ejército.


Según la acusación, atacaron entre otras una comisaría en la localidad de Al Idwa y mataron allí a un agente.