imageSe le conecta a otros crímenes, pero sólo pudo ser condenado por uno.


NUEVA YORK.- Angel Guridy Cabral, un taxista dominicano convicto por el asesinato de su mujer, Altagracia Valdez en 1993 fue sentenciado a 25 años en la cárcel en la Corte Criminal de El Bronx, después que fuera extraditado desde la República Dominicana, donde huyó en 1996.


Guridy Cabral, era sospechoso también de haber matado a otra mujer y varios crímenes graves, pero gracias al Tratado de Extradición entre Estados Unidos y la República Dominicana que data de 1909, sólo pudo ser acusado y procesado por el homicidio de Valdez.


La familia de la víctima, se mostró inconforme con la condena, considerándola benévola. El taxista, fue traído de vuelta a Nueva York en el 2012, gracias a las investigaciones de la Unidad de Casos Fríos (Cold Cases) de la policía de la ciudad.


Se le achaca, haber violado una adolescente de 15 años en 1995 y que regresaba de una fiesta, quien abordó el taxi que conducía Guridy Cabral. Las muestras tomadas lograron conectarlo con la violación de la menor, según la fiscalía.


Esa víctima, también estuvo en la audiencia en la que el taxista fue condenado. Otra víctima, presuntamente asesinada por Guridy, fue Ramona Pelegrino.


“Siempre hemos creído que fue él quien la mató, porque le debía dinero a mi esposa, que ella le había entregado de una sociedad  y la había amenazado varias veces”, dijo el señor Arturo Pelgerino.


“Le robó y la asesinó de forma parecida a como mató a Altagracia Valdez”, añadió Pelegrino.


El fiscal adjunto, Thomas Kapp, dijo durante la imposición de la condena al taxista, que Valdez era una mujer que estaba en sus 20 años de edad, tenía un hijo de apenas varios meses y se acababa de mudar al apartamento, donde el sentenciado la asesinó.