avionUn destello de luz brillante y un fuerte ruido en un avión lleno de pasajeros serían suficientes para el más fuerte de los pasajeros frecuentes, pero quienes aterrizaron en el aeropuerto de Birmingham (Reino Unido) el viernes por la tarde fueron conducidos por el ejemplo, mientras su capitán fríamente los hizo pasar por tres explosiones de rayos y solo después les explicó con calma lo que había pasado.


Los pasajeros hablaron de una “explosión gigante”, pero los rayos no le hiceron nada a la nave, que procedió de forma normal y aterrizó en horario.


Solo después de que el Boeing 737 había aterrizado en la pista, el capitán confirmó a sus pasajeros que había sido alcanzado, diciendo simplemente: “Señoras y señores, se habrán dado cuenta de que fuimos golpeados por un rayo”.


La imagen del avión, atrapado en el centro de varias ramas de un rayo, fue tomada por Tracy Meakin White, que estaba observando la tormenta.


“Yo ni siquiera vi el avión en un primer momento, sólo estaba haciendo clic en mi teléfono. Después noté la nave”, contó.


Un comunicado de la aerolínea KLM señaló que “de vez en cuando las aeronaves son golpeadas varias veces por un rayo. Todos los pilotos y las tripulaciones están entrenadas para lidiar con esto”.


Aunque pueda parecer un aterrador, los aviones comerciales en todo el mundo son bombardeados con rayos de luz cada día.


Según los expertos, en un año, cualquier avión de pasajeros puede esperar ser golpeado por lo menos una vez en sus viajes.


Como el fuselaje de la mayoría de los aviones es de aluminio conductor, su presencia en las nubes de tormenta, donde enormes cantidades de electricidad estática se reúnen, en realidad puede desencadenar las descargas.


Pero debido a regulaciones estrictas, todos los aviones de pasajeros deben ser construidos con blindaje eléctrico que protege el interior de los efectos de los rayos.


Aquellos a bordo a menudo no se dan cuenta de que el avión ha sido alcanzado por rayos o experimentan nada más que un destello rápido.


Se estima que el blindaje de aviones es lo suficientemente fuerte como para soportar tensiones de diez veces la cantidad de un rayo típico, y ningún avión ha sido derribado por un rayo desde 1967.