imageAl menos cuatro instituciones públicas le han sacado el cuerpo a la responsabilidad que les compete en el problema que ha generado en los alrededores de las universidades la expansión sin control de los centros de bebidas alcohólicas.


Ayer, el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) a través de la consultoría jurídica, le tiró la bola a las cámaras de comercio y producción porque tienen la facultad de acreditar la condición mercantil a las personas físicas o morales. “El Ministerio de Industria y Comercio autoriza el establecimiento de empresas industriales y de zonas francas, incluyendo en este renglón las regulaciones relativas a la comercialización de hidrocarburos.


Queda atribuido a las Cámaras de Comercio y Producción la facultad de acreditar la condición comercial de las personas físicas o morales, así como de las actividades que éstas realizan”, explicó la institución en un comunicado.


La Federación Dominicana de Municipios (Fedomu) fue la que puso la bola en la cancha de Industria y Comercio con el argumento de que es la entidad responsable de dar las licencias para la operación de ese tipo de negocios.


De esa manera Fedomu rebotó la acusación de deficiencia que le atribuyen instituciones como el Ministerio de Interior y Policía y la Procuraduría Especializada de Medio Ambiente sobre su responsabilidad de regular el establecimiento de centros de diversión en zonas universitarias.


Interior y la Procuraduría Especializada de Medio Ambiente basan sus argumentos en que son las alcaldías las que emiten permiso para el uso de suelo, espacio público y planeamiento urbano. Sin embargo, el director ejecutivo de Fedomu, Víctor D’Aza, puntualizó que si bien los ayuntamientos emiten ese tipo de permisos, Industria y Comercio es el responsable de dar licencias mercantiles de los negocios.


El alcalde del Distrito, Roberto Salcedo, ha señalado que el problema de los colmadones y drinks en las áreas universitarias es de todos y no sólo de los ayuntamientos y llamó a todas las autoridades a buscar soluciones conjuntas al problema. Anterior a esa declaración, la Alcaldía del Distrito Nacional (ADN) había negado tajantemente que fuera de su competencia regular los negocios próximos a los centros de educación superior.


El ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, ha expresado que conjuntamente con las alcaldías se aprestan a emitir una resolución que regule el funcionamiento de los centros de diversión en áreas adyacentes a las universidades al considerar que esa situación no debe seguir.


Igualmente, la ministra de Educación Superior, Ligia Amada Melo, al externar su preocupación en el tema, señaló que los ayuntamientos no han cumplido su papel. La funcionaria también abogó para que se apruebe una ley que regule los establecimientos que se dedican a la venta de bebidas alcohólicas cerca de las universidades y dijo que está dispuesta a someterla. Esa propuesta también ganó la simpatía de Fadul y varios diputados.


Protagonistas


José Ramón Fadul, Ministro de Interior y Policía “Con eso hay que tomar medidas y sin uno renunciar a su papel, las alcaldías deben jugar su papel porque el control del espacio público es eminentemente de control de las alcaldías. Las alcaldías ya han logrado mucha autonomía y no podemos pasarle por encima ni a las alcaldías ni a los gobiernos locales”.


Andrés Chalas, Titular procuraduría Medio de Ambiente: “Cuando se habla claramente de la regulación de uso de suelo para la regulación y expansión de establecimientos comerciales, el ayuntamiento está llamado a jugar su papel y a decir no, aquí no se puede dar un permiso para eso, usted tiene que buscar un lugar apropiado para eso”.


Víctor D’ Aza, Director ejecutivo de Fedomu, “Los gobiernos locales son los encargados de emitir licencias por el uso de suelo para la construcción de edificaciones, la expedición de licencias o patentes para ese tipo de establecimientos es atribución de Industria y Comercio. Se trata de una actividad económica por la que se cobra impuesto no un arbitrio”.


Roberto Salcedo, Alcalde del Distrito Nacional dijo: “Ese es un problema de todas las autoridades nacionales no solo de las alcaldías. Pienso que debemos articular todos juntos las soluciones a fin de mitigar el impacto que están teniendo la cercanía de estos centros en las universidades y eso no sólo debe ser responsabilidad de las alcaldías del país”.


Pedro Gil Iturbides, Vicerrector ejecutivo de Utesa: “Específicamente los jueves, viernes y sábados se hace imposible la docencia. Además tenemos que soportar vehículos con altoparlantes promocionando bebidas. Se debe someter un proyecto de ley que establezca la distancia en los centros de diversión y las universidades”.


Ligia Amada Melo, Ministra de Educación Superior: “Yo creo que en primer lugar eso le toca directamente a los ayuntamientos que como gobierno de la ciudad deben ser fuertes. Considero que hay que aplicar fuerza mayor, y la fuerza mayor sería un proyecto de ley, si alguien no lo hace yo estoy dispuesta a hacerlo”.


Las quejas de autoridades académicas Las autoridades de varias universidades han denunciado que el ruido que provocan en los alrededores de los centros de enseñanza superior los centros de diversión hacen casi imposible dar las clases en especial en la tanda vespertina y nocturna.


Igualmente, se quejan de que esos negocios atraen la promoción de bebidas alcohólicas en vehículos con altoparlantes que se hacen insoportables. También se quejan de que a veces los pleitos que se producen en esos centros interfieren en el desenvolvimiento de los programas educativos.


En el Congreso Nacional cursa un proyecto de ley que fue sometido por el Poder Ejecutivo para regular los horarios de venta de bebidas alcohólicas pero no especifica nada sobre la problemática que ha copado la atención de las autoridades de las principales universidades.