violencia-678x441BANGKOK, Tailandia.- Como líder de su aldea, Prajob Naowa-opas peleó para salvar su comunidad en el centro de Tailandia del vertimiento ilegal de desperdicios tóxicos presentando peticiones y guiando a residentes para obstruir el paso de los camiones que transportaban los deshechos, hasta que fue asesinado a balazos a plena luz del día.


Un año más tarde, sus presuntos asesinos, incluyendo un alto funcionario del gobierno, son enjuiciados por el crimen. El vertedero fue suspendido y los aldeanos le van a erigir una estatua a su héroe. Sin embargo, el juicio por el asesinato de Prajob es una excepción.


Un estudio dado a conocer el martes —el primero de tal amplitud sobre el tema— dice que solamente 10 asesinos de ambientalistas han sido enjuiciados en la última década en el mundo, aunque en dicho periodo se han asesinado a 908 ambientalistas.