busqueda-submarinaA un mes de que el vuelo 370 de Malaysia Airlines se perdiera sin dejar rastro, las señales que se detectaron a bordo de un barco de la Armada australiana en el sur del Océano Índico dan a los buscadores nuevas esperanzas de encontrar al avión perdido.


Las autoridades australianas que encabezan la búsqueda indicaron que las señales que se detectaron el pasado domingo coinciden con las que transmite una grabadora de datos de vuelo y de voces de la cabina de una aeronave. No obstante, las autoridades advirtieron que aún necesitan más pruebas, como el avistamiento de los restos en el lecho marino.


“Hay mucho pasos antes de que se confirme que estas señales detectadas provienen de vuelo 370 desaparecido”, dijo el lunes Angus Houston, líder de la agencia australiana que coordina las operaciones de búsqueda.


Esta es una explicación de las siguientes fases de la misión submarina en busca de restos del avión de pasajeros:


¿Los investigadores han detectado señales suficientes como para descubrir de dónde provienen?


No, todavía no.


El Ocean Shield, un barco de la Armada australiana que remolca lentamente un localizador de señales, va y viene por la zona en la que recibió una señal en dos ocasiones el domingo. “El objetivo es tratar de volver a detectar la señal acústica que se tenía 24 horas antes”, dijo el comodoro Peter Leavy, quien coordina la participación de las fuerzas armadas en la búsqueda.


Hasta la mañana del lunes, el localizador de señales de alta tecnología que proporcionó la Armada estadounidense no había vuelto a detectar las señales, de acuerdo con las autoridades.


“Es probable que el Ocean Shield siga yendo y viniendo sobre el mar durante las próximas 24 horas”, dijo Houston.


¿Por qué zigzaguea por la misma zona?


El objetivo es usar la triangulación para determinar la ubicación de lo que está transmitiendo las señales, de acuerdo con el comandante William Marks de la Séptima Flota de Estados Unidos. “Para nosotros en la Armada, esto es de lo que vivimos”, dijo a CNN.


La tripulación del barco hace esto al remolcar el localizador de señales a través de una serie de líneas que se entrecruzan a lo largo de una zona relativamente pequeña del océano. Si se detecta un sonido a lo largo de tres líneas diferentes que se entrecruzan en el mismo punto, “es un indicio bastante cierto de la procedencia de la señal”, dijo Marks.


¿Qué pasa si detectan otra señal en esa zona?


En ese momento desplegaran el Bluefin 21, un vehículo submarino no tripulado que se encuentra a bordo del Ocean Shield. El vehículo, procedente de Estados Unidos, es capaz de generar mapas del lecho marino y “determinar si hay algo inusual en el lecho marino, como restos de un avión”, dijo Houston.


“En caso de que se encuentre algo inusual, el vehículo autónomo regresará a la superficie y entonces se le instalará una cámara”, dijo. “Entonces, si tenemos suerte, podremos grabar imágenes”.


Sin embargo, uno de los problemas posibles es que el agua de la zona en la que el Ocean Shield está buscando alcanza los 4,500 metros de profundidad, el límite de alcance del Bluefin.


“Estamos en el extremo de la capacidad”, dijo Houston.


Si la zona del lecho marino de la que provienen las señales es más profunda, los grupos de búsqueda necesitarán vehículos a control remoto que puedan descender más. Houston dijo que las autoridades están analizando cuáles vehículos podrían desplegar si fuera necesario.


¿Qué pasaría si no detectan otra señal?


Si las señales que la tripulación del Ocean Shield detectó son del vuelo 370, podrían cesar en cualquier momento. Las baterías de los radiofaros de localización de las grabadoras de vuelo del avión perdido podrían haberse agotado ya. Cuando mucho podrían durar alrededor de una semana más.


Si no se detecta otra señal, los miembros del equipo de búsqueda tendrán que analizar la información que pudieron recabar. “Si no logramos determinar la ubicación, la gente que está allá afuera tendrá que analizar todo lo que tienen y determinar si desplegarían el vehículo submarino en la zona más probable”, dijo Houston.


“Yo pronosticaría que eso es lo que ocurrirá: se desplegará el vehículo submarino y se continuará con el trabajo”, dijo. Sin embargo, eso podría significar que los buscadores tienen menos precisión de la que esperarían tener al buscar en aguas tan profundas.


“Si tenemos un gran margen de incertidumbre, tomaría varios días cubrir lo que podría parecer una zona bastante pequeña”, dijo Houston. “Las cosas pasan muy lentamente a las profundidades a las que nos enfrentamos”.