92930454fe2c16efbc06541661f78824_620x412El juez Domingo Gil, de la Corte de Trabajo, se convirtió en la nueva víctima de los delincuentes, a quien golpearon y mantuvieron junto a su familia en cautiverio durante una hora y diez minutos.


El hecho sucedió la tarde el domingo en su casa, en el residencial Praderas del Cerro.


El magistrado Gil narró a El Caribe que dos individuos encapuchados aprovecharon que su esposa Isabel Bretón salió de la casa a la calle y la encañonaron con una pistola y posteriomente penetraron a la casa.


En el interior de la vivienda, lo amarraron a él, su pareja sentimental, a su madre de 90 años de edad y su hija de 22.


“En momentos que me amarraron, uno me abofeteó y otro me golpeó en la cabeza con su pistola, causándome hematomas”, apuntó el juez y ex presidente del Comité de los Derechos Humanos.


Los desconocidos cargaron con prendas, celulares, computadoras y dinero en efectivo.