zfSANTIAGO. La ampliación del Parque Industrial Víctor M. Espaillat Mera, que rige la Corporación Zona Franca de Santiago, contempla la instalación de 19 edificios “eco industriales” que generarían un estimado de 12 mil empleos en la fase de expansión, la cual cuenta con 209,191 metros cuadrados, aparte de 303,000 adicionales, reservados para un posible crecimiento futuro.


Miguel A. Lama, presidente de la Corporación Zona Franca de Santiago, expresó que la institución apoya el objetivo del presidente Danilo Medina de crear 400 mil nuevos empleos formales, como forma de combatir la pobreza y propiciar el desarrollo de las familias dominicanas.


A juicio del empresario, la falta de empleo formal es la principal causa de la mayoría de los problemas que afectan al país, por lo cual, aseguró, que la Corporación está plenamente comprometida con habilitar plazas de trabajo y ofrecer una variada oferta de educación continua, a través del Centro de Innovación y Capacitación Profesional (Capex), con el objetivo de que empleados y sus familias se superen con las oportunidades que ofrece, particularmente el Parque Industrial Víctor Espaillat Mera.


“Un empleo formal es un valioso estímulo a la educación, la salud, la familia, el autoestima y desarrollo de la gente. Nos complace la atención y las acciones promovidas por el Gobierno con el propósito de crear empleos formales, expuso Miguel A. Lama.


Estructuras amigas


Las naves que se construyen en la nueva zona industrial, al Oeste de Santiago, son de estructura metálica con cierre en paneles, haciendo los edificios flexibles para futuras expansiones y con láminas traslúcidas para aprovechar la luz natural. Además, están listas para facilitar la colocación de paneles solares.


Ingrid Fernández, gerente de obras de infraestructura de la Corporación, informó que las 19 naves fueron concebidas -desde su planificación- para que fuesen armoniosas al medio ambiente y cómodas para sus empleados y empleadas. “Son estructuras ventiladas, con una altura por encima de los estándares normales, para lograr mayor confort en el recurso humano”, manifestó la experta.


Además, desde la óptica del empresario, Fernández, ingeniera civil con especialidad en construcciones ambientales, refirió que las naves serán flexibles y podrán adecuarse a los requerimientos de cualquier tipo de empresa internacional. Añadió que la calidad de los materiales utilizados, los cristales y espacios verdes les dan un aspecto más cálido.


“El parque tiene un trazo para área verde cinco veces por encima a los destinados en los parques ambientales del país. Y sus naves tendrán un comedor integrado para eliminar el concepto de que los empleados salen a comer a la calle. Adicionalmente, tres espacios exclusivos para contenedores”, informó la ingeniera Fernández.