colNueva York, 11 mar (EFE).- Unas 1.500 víctimas de la epidemia de cólera desatada en Haití en 2010 han presentado hoy una nueva demanda contra las Naciones Unidas ante un tribunal federal de Nueva York con el fin de que el organismo compense a los afectados y repare los daños que consideran que causó.


La acción se suma a otra iniciada ya el pasado año, pero en este caso está respaldada por un número mayor de demandantes y por un grupo de abogados que incluye a responsables de varios grandes litigios colectivos en Estados Unidos, explicó a Efe una representante del grupo.


Preguntado al respecto de la demanda, el portavoz de las Naciones Unidas, Stephane Dujarric, declinó hacer comentarios. La denuncia tratará de demostrar que la ONU no cuenta con inmunidad en este caso, un privilegio del que sí dispone a juicio de las autoridades estadounidenses. Para ello, los demandantes incluyen documentos en los que creen que se muestra que las Naciones Unidas “renunciaron expresamente” a esa inmunidad y que asumieron la responsabilidad por los posibles daños causados por miembros de sus fuerzas.


Hasta ahora, tanto el Gobierno estadounidense como la fiscalía del distrito Sur de Nueva York donde se planteó inicialmente el caso han considerado que la ONU no puede ser juzgada por los hechos. Tim Howard, uno de los abogados de los demandantes, aseguró sin embargo en un comunicado que cualquier que crea que la inmunidad de la ONU en un caso como este está garantizada está “muy equivocado”.


“Bajo la convención de la ONU y los estatutos de EE.UU., una inmunidad a la que se ha renunciado expresamente no puede ser devuelta. Y las Naciones Unidas clara y expresamente renunciaron a su inmunidad de responsabilidades mucho antes de causar este desastre”, añadió. Según los demandantes, el brote de cólera que aún afecta al país caribeño fue causado por un vertido en un río de residuos fecales del contingente nepalí de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah).


Se trata de una posibilidad que admiten varios estudios técnicos pero que la ONU ha rechazado en repetidas ocasiones, aunque la organización ha reiterado su compromiso de seguir colaborando con las autoridades para eliminar la enfermedad en el país antillano.


Los demandantes -en su mayoría familiares de víctimas del cólera- señalan que la epidemia ha matado aproximadamente a 9.000 personas y afectado a unas 700.000. Además, el problema se ha extendido a varios países, con casos en la República Dominicana, México, Cuba, Puerto Rico y Estados Unidos, subrayan. EFE