natuEn menos de 24 horas el presidente Danilo Medina se reunió en dos ocasiones con el ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul; el consultor jurídico del Poder Ejecutivo, César Pina Toribio y el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Roberto Rosario, con quienes trató el tema del anteproyecto de ley de naturalización.


El primer encuentro se efectuó el pasado martes en la noche, mientras que ayer al mediodía se produjo el segundo en uno de los salones ubicados en la tercera planta del Palacio Nacional.


Aunque  los participantes en el encuentro rehusaron ofrecer detalles, trascendió que hay premura en trabajar con el anteproyecto, porque las autoridades haitianas habrían supeditado la continuación del diálogo a que  previamente el proyecto sea sometido al  Congreso Nacional. Fadul y Pina Toribio informaron que aún no hay nada definido sobre el anteproyecto de naturalización y que el gobierno continúa en un proceso de consulta a sectores conocedores del tema.


Los funcionarios hablaron por separado con los periodistas en el Palacio Nacional, luego de reunirse con el presidente  Medina, pero no afirmaron ni negaron que estuvieran tratando el tema relativo al  anteproyecto de ley de naturalización, aunque sí coincidieron en afirmar que el mismo está en proceso de consulta.


Pina Toribio, al preguntarle sobre el propósito del encuentro, se militó a responder a los periodistas que cuando los funcionarios hacen consultas con el presidente de la República hasta que no tengan respuestas definitivas no pueden informar nada. Agregó que los funcionarios le deben discreción al presidente de la República y “mientras estamos en conversaciones y consultas con él eso no es público, porque no hay decisión ninguna”.


De su lado, Fadul,  al preguntarle respecto a la propuesta del cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, de que se aplace el diálogo con Haití hasta que haya un ambiente favorable y en el que la República Dominicana no se sienta presionada, consideró que esa es una decisión que solo puede tomarla el presidente de la República.


“Yo no puedo opinar porque esa ya es una decisión del Presidente, eso se escapa de mis atribuciones”, refirió el funcionario, quien precisó que respeta “mucho” el planteamiento del Cardenal, cuando señala que el país está dialogando con la vecina nación en un ambiente de presión.