codSANTO DOMINGO. El pasado lunes, 17 de marzo, la Comisión Especial para la Revisión y Actualización del Código de Trabajo mandó sendas cartas a los representantes empresariales y sindicales, acompañadas formalmente del borrador preliminar del “anteproyecto de propuesta de modificación” de la normativa laboral.


En este “anteproyecto” se destacan “las decisiones tomadas en mayoría” resaltadas en color verde; y aquellas en las que “no se alcanzó la mayoría”, marcadas en color naranja. Por último, en el documento se detallan los disensos, siendo éstos señalados con un resaltante color rojo.


Una vez leído el documento por los representantes sindicales, la situación elevó la tonalidad de su color rojo. La reacción de Rafael (Pepe) Abreu, presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), uno de los destinatarios de las cartas, es: “La comisión no nos representa a nosotros, nadie nos representa a nosotros ya”. Y exclama: “La discusión comienza de nuevo, comienza ahora”.


En el anteproyecto tricolor de la Comisión se aclara que las decisiones se tomaron por mayoría absoluta de por lo menos 5 de los seis miembros que la integran. Esto significa que no pasaron las propuestas, cuyas votaciones sólo alcanzaron una mayoría de hasta 4 miembros.


Sin embargo, según Pepe Abreu, “en una comisión de ese tipo, lo primero es que no se vota”. Parte de la Comisión estuvo integrada por 4 personas, que los sindicalistas consideran afines al sector empresarial. Se trata de los juristas Marisol Vicens, José Manuel Vicente, José Darío Suárez y el economista Manuel Adriano Jiménez.


También estuvo integrada por el economista Jeffrey Lizardo, y el jurista Joaquín Luciano, cuyas posturas se aproximan más a las de la clase trabajadora. Ligia Bonetti, presidenta de la Asociación de Industrias de República Dominicana (AIRD), afirma que “el sector empresarial no pide la eliminación de los derechos adquiridos”. Pero solicita que se vea el marco competitivo que tienen los países con los que compiten las empresas dominicanas. “No estamos solos ni protegidos, vamos a estar abiertos un 100% al 2015”, observa.


Pero ante los temores que surgen por los posibles cambios en el Código de Trabajo, el presidente Danilo Medina ha declarado: “Esa decisión tiene que ser de consenso. Hay tres partes que están sentadas en la mesa. Y cualquiera de la tres partes veta.” Y agrega que las políticas del Gobierno “van en la dirección de mejorar las condiciones de vida de la gente. No en perjudicarla”.