redes Santo Domingo.-Los sectores sindicales, empleadores y el Gobierno están de acuerdo en prohibir a los trabajadores el uso de dispositivos electrónicos y la participación a través del internet y en redes sociales u otras similares, durante las horas de trabajo.


Esta medida aplicaría en actividades que no sean propias de sus funciones. Dicha propuesta está consensuada en el borrador preliminar de la modificación del Código de Trabajo, que entregó la Comisión gubernamental a los sectores involucrados.


El punto fue incluido como el número siete (7), en el artículo 45 de la legislación laboral, que pertenece al capítulo de Derechos y Obligaciones del contrato.


Horas de trabajo


En la propuesta se mantiene la jornada laboral en ocho (8) horas diarias y 44 semanales. Pero agregaron un párrafo que señala que esta debe ser interrumpida por un período intermedio de descanso, que no puede ser menor de una (1) hora, después de cuatro (4) horas consecutivas de trabajo y de hora y media (1 ½) después de cinco (5).


Dicho período de descanso es fijado por las partes según el uso y costumbre de la localidad o de acuerdo con la naturaleza del trabajo. Mientras que el horario de trabajo de la jornada es establecido libremente en el contrato.


Excepciones


Aclaran que no están incluidos en esas jornadas laborales los trabajadores que laboren en vehículos de transporte que presten servicios intermitentes, ni las personas que ocupen puestos de confianza. La propuesta establece que no se computa dentro de la jornada ni está sujeto a salario, el tiempo intermedio de alimentación y descanso que tiene el trabajador, y que lo ejerce y agota en lugares habilitados por el empleador.


Incluyen otras actividades


Los tres sectores también están de acuerdo en regular bajo el Código el trabajo de los menores, el que se hace desde el domicilio, los domésticos, los aprendices, el trabajo a distancia, marítimo, tripulaciones aeronáuticas, a los deportistas profesionales y personas con discapacidad.


Puntos en discordia


En sentido general, el proyecto de modificación del Código Laboral mantiene los principales puntos en discordia como están en la legislación actual, porque los trabajadores rechazan la mayoría de las propuestas de los empresarios y viceversa.


Los sindicalistas objetan la extensión de la jornada laboral a 12 horas por día y 60 semanales, la reducción de la cesantía, el establecimiento de pruebas antidoping y de alcohol, así como el cese del contrato de trabajo de las embarazadas.


Trabajadores sin apoyo del Gobierno


Los trabajadores se encuentran solos en la batalla que lideran contra los patronos para impedir que los empleados pierdan derechos adquiridos en una eventual modificación del Código Laboral, ya que los técnicos del Gobierno han rechazado la mayoría de las propuestas de los sindicalistas y apoyan las del sector empresarial.


Aunque la modificación del código está en su fase preliminar, el borrador entregado por la Comisión gubernamental especifica los puntos acordados, en disenso y con falta de votos.