ordSANTIAGO. La producción de leche se ha reducido en más de un 50% en la Línea Noroeste y el ganado de carne ha bajado de peso debido a la fuerte sequía que afecta la zona, mientras que el ministro de Agricultura, Luis Ramón Rodríguez, anunció ayer que el gobierno aumentará la ayuda a los ganaderos afectados por el problema.


Los ganaderos de esta provincia y las demás poblaciones de la Línea Noroeste están preocupados por la situación, ya que se enfrentan a la “sequía estacionaria”, la cual está causando pérdidas millonarias a ese sector y a productores agrícolas.


Rodríguez informó aquí que ese ministerio aumentará el envío de diferentes alimentos para el ganado en esta semana con el objetivo de evitar o disminuir la muerte de reses. “Ya instruimos a Ganadería para que aumente la ayuda a los ganaderos, y rehabilite algunas lagunas que se han ido secando en la zona”, expresó Luis Ramón Rodríguez al ser abordado sobre el tema.


El Consejo Nacional para el Fomento y Reglamentación de la Industria Lechera (Conaleche), junto al Ministerio de Agricultura, envían semanalmente a la zona unos 3,000 quintales de pulpa de cítricos, 10,000 sacos de gallinaza y caña de azúcar para auxiliar a los ganadores.


Sin embargo, Ramón Cordero, dirigente de la Asociación de Ganaderos de Dajabón manifestó que los alimentos que está enviando el gobierno resultan insuficientes para cubrir la demanda del sector. Sostuvo que debido a la situación se han visto obligados a comprar afrecho, heno, gallinaza, y otros insumos para mantener el ganado.


No obstante, indicó que los costos para mantener en pie el ganado no son compensados con el precio y la producción de leche en la zona. Según Cordero, de 11 mil litros de leche que se producían en el municipio de Dajabón diariamente ahora solo se producen menos de 5,500 mil.