fisEl suspendido procurador fiscal de Ocoa, Nerys Soto Féliz, confirmó ayer que en esa dependencia del Ministerio Público existen irregularidades en el manejo de expedientes, evidencias, cobro de garantías económicas (fianzas) y otros, pero se desvinculó de las mismas y se puso a disposición de las autoridades para que se le investigue.


Atribuyó la imputación que se le hace a sectores políticos de la provincia que, dijo, siempre le han adversado “por no prestarme a malos manejos de casos de su interés y a componendas ilegales para que oculte hechos criminales diversos tales como homicidios, robos, corrupción, violencia contra las mujeres y menores de edad, tráfico de drogas, entre otros”,


Aclaró que el manejo directo de garantías económicas es función de los fiscales que llevan los casos personalmente, y que son quienes las solicitan ante el juez, y son quienes deben velar por su efectivo pago y depósito bancario correspondiente con la colaboración de otros empleados.


Agregó que como fiscal titular, su responsabilidad en eso se limita solo a revisar y firmar los documentos que se le presentan, “y no pasan por mis manos las sumas de dinero que son pagadas, por lo que no tengo ninguna responsabilidad directa en el uso y manejo que se le da a las referidas garantías o fianzas”.