faoBudapest, 6 mar (EFE).- La FAO, la organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura, exige una mejor distribución de la producción alimentaria en el mundo para evitar situaciones de hambre en zonas pobres o sacudidas por conflictos. Así lo dijo el director general de la FAO, el brasileño José Graziano da Silva, al margen de un Foro Mundial sobre agricultura familiar que termina hoy en Budapest.


Si bien a nivel global la producción de alimentos “está bien”, hay problemas y desafíos locales en la distribución, lo que limita el acceso a éstos productos básicos para la supervivencia, dijo Da Silva en declaraciones a Efe. “Hay un estrecha relación entre conflicto y hambre. Donde hay hambre hay conflicto y donde hay conflicto hay hambre”, destacó el director general de la FAO, al señalar específicamente regiones como el Sahel, los territorios palestinos o el Líbano, entre otros.


En estas zonas hay “una convergencia de problemas”, que no son solo políticos sino que también están relacionados con la escasez del agua y de tierras arables, agregó Da Silva. “La agricultura allí es muy difícil”, recordó el brasileño, cuya organización, con sede en Roma, tiene precisamente como principal objetivo erradicar el hambre en el mundo.


Según datos de la FAO, el 90 por ciento de los alimentos se producen en el marco de la agricultura familiar, que al mismo tiempo es una de las mayores fuentes de empleo en todo el mundo. La agricultura familiar es una forma de organizar la actividad agrícola, forestal, de pesca y de pastoreo, gestionada por familias.


La inclusión de las mujeres en la producción agraria y la promoción de ese oficio entre los jóvenes, son algunos de los temas que el medio millar de delegados de un centenar de países tratan en el foro de esta semana en la capital húngara.