sidaEl Cairo, 3 mar (EFE).- El Ejército egipcio asegura haber inventado sendos aparatos para diagnosticar y curar el virus que causa el sida, un anuncio recibido con escepticismo por la comunidad científica y con sorpresa por las autoridades, que temen un ridículo para el país.


Una especie de antena sujeta a una empuñadura y una máquina que reemplaza la sangre contaminada por otra purificada parecen ser las creaciones revolucionarias que han descubierto los científicos de las Fuerzas Armadas egipcias para acabar con virus como el de la hepatitis C o el mismo VIH.


Estos inventos “sin precedentes” fueron anunciados recientemente por el general del Ejército egipcio Ibrahim Abdelati, en una rueda de prensa a la que asistieron también el presidente del país, Adli Mansur, y el jefe de las Fuerzas Armadas, Abdelfatah al Sisi. En el evento fue proyectado un vídeo en el que incluso se mostraban las declaraciones de un supuesto antiguo enfermo de sida que había sido curado gracias al revolucionario invento.


Sin llegar a explicar cómo funciona, un comunicado publicado en la página en Facebook del portavoz del Ejército, Ahmed Ali, señala que este doble dispositivo es capaz de “detectar y tratar” estos virus “sin tomar ninguna muestra de sangre al paciente, con un bajo coste y resultados inmediatos”. La nota asegura además que el porcentaje de éxito de este aparato, bautizado como Dispositivo de Curación Completa (DCC), es de “más del 90%” y que ha sido “la voluntad de Dios” la que ha querido que sea el Ejército egipcio el autor de este logro médico.


En un alarde de orgullo, Abdelati anunció en una entrevista en el canal de televisión egipcio Sada al Balad que había rechazado una propuesta internacional que le ofrecía 2.000 millones de dólares por “olvidarse” del dispositivo. Abdelati fundamentó su decisión en la negativa de los ofertantes a reconocer que el invento había sido desarrollado por “un científico musulmán y egipcio”.


Según el Gobierno, el dispositivo ha sido registrado a nombre del Cuerpo de Ingenieros de las Fuerzas Armadas y ha recibido el visto bueno del Ministerio de Sanidad. El Ejecutivo egipcio ya solicitó la patente en 2011 de un dispositivo similar destinado a la detección de drogas, explosivos y virus como el de la hepatitis C. Este aparato de diagnóstico está siendo desarrollado por un equipo del que forma parte el hepatólogo Gamal Shiha, que desde 2010 está probando el dispositivo y presentándolo en diferentes conferencias científicas internacionales.


“Este aparato no tiene nada que ver con el de la curación (mostrado por el Ejército), solo sirve para el diagnóstico”, dice a Efe Shiha, que añade que “lo que se ha dicho sobre (el aparato de) curación no tiene ninguna base científica”. Shiha se niega además a valorar algo “que ha sido presentado en una rueda de prensa en vez de en una conferencia científica”. EFE