image_content_medium_1670499_20140325081640Cuatro hombres han sido arrestados y acusados de organizar un salto en paracaídas el pasado mes de septiembre desde la cima de los 104 pisos del One World Trade Center en Nueva York, un edificio que aún se encuentra en construcción y que ocupa el lugar de las Torres Gemelas.


Casi seis meses después del suceso, Marko Markovich, de 27 años; Andrew Rossig, de 33; Kyle Hartwell, de 29; y James Brady, de 32 años, se han entregado este lunes, acompañados por sus abogados defensores, en una comisaría de Policía de la ciudad.


De forma inmediata, los cuatro jóvenes han sido arrestados por cargos de robo y conducta temeraria, según ha informado la Policía. También están acusados de violar una ley local que prohíbe saltar desde estructuras, lo que incluye al rascacielos más alto de Estados Unidos.


Las cámaras de seguridad de la zona llegaron a registrar a, al menos, dos figuras en trajes negros y cascos negros aterrizando y caminando con sus paracaídas en torno a las 3.00 de la madrugada (hora local) del pasado 30 de septiembre.


Uno de los abogados defensores explica que su cliente estaba “ávido de emociones” y ha agregado que los cuatro acusados se declararán inocentes. Los jóvenes accedieron al recinto a través de un agujero en la valla y –según el letrado– tres de ellos llegaron
a saltar desde lo alto del edificio.


A pesar de las medidas de seguridad multimillonarias con las que cuenta este edificio, otro joven –en este caso de 16 años de edad–, fue detenido a principios de este mes por colarse en la cima del rascacielos con su cámara de fotos.