eneLa Comisión Nacional de Energía (CNE) informa que al 2030 la demanda casi se duplicará. De 13 Gigavatios por hora (GW/h) en 2010, pasará a 24 GW/h, en el escenario de un crecimiento de 3.8% del PIB. En el caso de que el incremento de la economía sea de 4.8%, el aumento del consumo de energía alcanzaría los 30 GW/h.


Estos datos  son el resultado de un estudio de la CNE sobre la demanda de energía en República Dominicana, a cargo de la Fundación Bariloche, una institución dedicada a la investigación científica en temas de energía. La prospectiva de la Demanda de Energía 2010-2030, concluida en enero pasado, estableció que en el último decenio el sector transporte se mantuvo como líder en el consumo energético, y que esa primacía se mantendrá en los próximos 16 años.


Sobre el GLP, el consumo pasaría de 13.9% a 16.2%.  En cambio la demanda de gasolina se reducirá de 35.3% a 24.1% en el 2030. Esto en un escenario de crecimiento económico de 4.8%. Otro dato importante que arroja el estudio es que, además del sector transporte, la tendencia se inclina hacia  el residencial e industrial.


El director ejecutivo de la CNE, Enrique Ramírez, quien participó junto a un equipo de técnicos de ese organismo en el Desayuno del Listín Diario, cita, como un resultado importante del estudio, un aumento significativo en la utilización de fuentes de carbón y gas natural. Ramírez auguró un crecimiento importante en el área de las fuentes renovables. Sin embargo, aclara que en cualquiera de los escenarios, el país va a mantener una dependencia de combustibles importados. “Aunque estamos viendo combustibles más baratos en el caso de carbón  y más limpio, en el caso del gas natural, no queremos dejar de significar que no tenemos ninguna de las dos fuentes y en consecuencia, seguiremos siendo importadores”, refiere el funcionario al resaltar la importancia en el cambio de la matriz energética.


Como prueba del desarrollo de la energía no convencional, la CNE muestra informaciones que dan cuenta de que todos los ingenios producen su propia energía, fruto del procesamiento del bagazo. Dijo que para el año  2030 se estará utilizando un 8.1% de energía a base de biomasa. La meta de la Comisión Nacional de Energía es lograr que al 2020 la participación de energía con fuente renovable alcance el 10%.


No obstante, el funcionario aclara que al final del período estudiado, los derivados del petróleo representarán el 65% y 23% de la electricidad. “Cuando hablamos de que el derivado del petróleo será fundamental, hay que tomar en cuenta que el transporte es el sector que más demanda energía, por lo que el derivado del petróleo es determinante”, indica, y aclara que esto se refiere específicamente al consumo.


El director ejecutivo de la CNE destacó que el plan indicativo termina de elaborarse en el mes de abril. Ese plan trazará la línea sobre las acciones para cumplir con las expectativas de la demanda. Ese proyecto estará a cargo de la empresa multinacional Mercados Energéticos, escogida tras un proceso de licitación.