desoSANTO DOMINGO, República Dominicana.- En el país no existe un estudio que determine la basura que es apta para reciclaje, situación que ha dificultado el inicio de un plan de recolección selectiva de los desechos sólidos, que busca clasificar los desperdicios con la finalidad de reducir la contaminación. En el país tampoco existe una ley general para el manejo de los residuos.


La falta de políticas para el reciclaje de la basura sitúa en estado de inseguridad a empresarios internacionales, que siguen bajo plan piloto para determinar los beneficios económicos que esto podría generarle. La materia es regulada por la norma para la gestión ambiental de los residuos sólidos no peligrosos, adjunta a la Ley 64-00 de Medio Ambiente, institución que también busca solución al problema a través de un plan de reciclaje.


En el país se producen diariamente 11 mil toneladas de desechos sólidos, y solo al 7% se le da un correcto manejo. El 75% de la basura del país se genera en el Gran Santo Domingo y en el Cibao. En todo el país funcionan botaderos de basura, unos 358 vertederos son a cielo abierto, el 66% de los vertederos ocupa terrenos que son aptos para la siembra de alimentos. Además, el 60% de los vertederos está enclavado en zonas de alta importancia hidrológica.


El 38% de los desechos está compuesto por plástico, papel, vidrio y aluminio, un 51% de materia orgánica y un 11% de materiales que tienen que ser enterrados, como papel de baño u otro tipo de material. En la actualidad se trabaja en un vertedero piloto en Villa Altagracia que actuaría como modelo de este plan, aunque el vertido será controlado. El proyecto es concebido para convertir la basura en un recurso de riqueza y una solución al medio ambiente.