advLas muertes por enfermedades cardiovasculares constituyen una epidemia en la República Dominicana, con un registro que aumenta 30% anual, mientras los pacientes afiliados al régimen subsidiado de la Seguridad Social no tienen acceso a cobertura de alta tecnología para estas enfermedades.


El tema fue tratado por los doctores Ernesto Díaz Álvarez, director del Instituto Dominicano de Cardiología (IDC), y Fulgencio Severino, director del Departamento Cardiovascular del hospital Salvador B. Gautier. Asimismo, el director del Instituto Dominicano de Cardiología, Ernesto Díaz Álvarez, lamentó que los pacientes de escasos recursos que están cubiertos dentro del régimen subsidiado de la seguridad social no tengan acceso a la alta tecnología y a procedimientos costosos.


Para un paciente subsidiado no hay cobertura para dispositivos que se compran en dólares, lo que los ubica en posición de alta vulnerabilidad, aseguró el médico especialista. Poco dinero. A su juicio, los RD$3,000 que paga el régimen subsidiado no son suficientes para cubrir los fármacos que necesita un paciente.


Puso como ejemplo el caso de un paciente que además de ser hipertenso sea diabético y encima tenga una enfermedad coronaria, ese dinero solo le da para cubrir un mes. Atribuyó a la situación de falta de cobertura que los pacientes dejen el tratamiento, lo que puede ser letal.