windows-8-homeLa llegada de Windows 8 ha provocado que Microsoft aconseje a sus usuarios a actualizarse con este sistema operativo, tanto si compran un equipo nuevo como si renueva una versión como Windows XP. Sin embargo, son muchos los que no acaban de encontrarse cómodos en el entorno novedoso de Windows 8. ¿Es sensato seguir apostando por Windows 7? Desde Eroski Consumer ofrecen respuestas a esta cuestión.


Pese a que Windows 8 ha sido la gran apuesta de Microsoft para ordenadores y tabletas, éste no termina de despegar. A pesar de que Microsoft cuenta con un 91% del mercado de los sistemas operativos para PC, según datos de la consultora Net Applications, Windows 8 representa casi el 10%. En la actualidad, los dos sistemas de Microsoft con mayor relevancia en el mercado son Windows XP, con un 28%, y Windows 7, con un 47%. Además, el ritmo de crecimiento de Windows 7 es superior al de Windows 8.


El nuevo entorno gráfico de Windows 8, así como sus principales características, no terminan de convencer a los usuarios. Por este motivo, Microsoft lanzó el pasado mes de octubre la versión Windows 8.1 que, entre otras actualizaciones, incluye la vuelta del clásico botón de inicio, las ventanas múltiples y mayores opciones de personalización, así como otras peticiones de los usuarios. Sin embargo, su penetración actual no llega al 4%. Para superar este fiasco, Microsoft prepara un nuevo sistema operativo, Windows 9, que llegará al mercado en 2015.


Tengo Windows 8, ¿cómo vuelvo a la versión 7?


En Internet existen cientos de tutoriales para retroceder a Windows 7 desde Windows 8 (una característica que permite el nuevo sistema operativo de Microsoft) o su instalación desde cero. Tiendas de informática y distribuidores autorizados realizan esta tarea de forma habitual debido al requerimiento de sus usuarios.


Microsoft culpa a los fabricantes de equipos informáticos de no surtir el mercado de nuevos ordenadores con características de hardware que permitan sacar todo el potencial de Windows 8. Sin embargo, estos consideran que los requerimientos de Windows 8 son demasiado altos y los clientes actuales no necesitan equipos con características de hardware tan elevadas para sus usos más habituales, como navegar por la Red, emplear aplicaciones ofimáticas o comunicarse mediante sistemas de videoconferencia.


Caen las ventas con Windows 8


La baja cifra de ventas de Windows 8 no ha impulsado la compra de ordenadores nuevos (“renovación del parque informático”) como había ocurrido en el pasado con anteriores versiones del sistema operativo. Por este motivo, y con la ayuda de la competencia de las tabletas y teléfonos móviles, las ventas de PC han caído un 10% en 2013. Este es el segundo año con caída consecutiva, rompiendo la tendencia al alza de la última década.


Una de las estrategias de los fabricantes para impulsar las ventas es ofrecer de nuevo algunos modelos de ordenadores con Windows 7.


El fabricante HP ha empezado a comercializar en Estados Unidos una serie de PC (algunos portátiles y sobremesa de la serie Pavilion) con Windows 7 instalado. HP concede un descuento de hasta 150 dólares en estos ordenadores.


Otros fabricantes como Dell, Lenovo y Acer también venden PC con Windows 7 preinstalado de serie, y con grandes descuentos respecto a los equipos con Windows 8, debido a sus características de hardware. Este tipo de ordenadores, que incluyen un procesador Intel i3, 4 gigabytes de memoria RAM y 500 gigabytes de espacio en disco, son suficientes para los usos más habituales de los clientes. De esta forma, pueden disponer de un equipo informático completo por un precio mejor que uno actual con Windows 8.


¿Cuánta vida le queda a Windows 7?


Windows 7 es un sistema operativo que este año cumplirá cinco en el mercado. En octubre de 2013, Microsoft confirmó que las ventas de Windows 7 en el canal retail habían terminado. Es decir, los consumidores no pueden adquirir el sistema operativo de forma independiente en tiendas, aunque siga la comercialización como sistema preinstalado en equipos nuevos.


De todos modos, se rumorea que puede ser el 30 de octubre de 2014 cuando el sistema de forma definitiva deje de venderse preinstalado. A pesar de esta fecha, los fabricantes aún tendrían un par de años para seguir vendiendo, en liquidación, los ordenadores en existencias con Windows 7, lo que acentuaría la bajada de precios.


El ciclo de vida de Windows 7 aún seguirá bastantes años, sin embargo. Con una penetración del mercado tan alta, Microsoft no podrá dejar de dar soporte básico a este sistema. El problema (ventaja para los usuarios) será algo similar a lo sucedido con Windows XP, sistema operativo lanzado en 2001 y utilizado en la actualidad en 500 millones de equipos. A este respecto, a pesar de que en abril de 2014 Microsoft dejará de ofrecer soporte a XP, ha anunciado que continuará dando soporte contra posibles ataques de malware desde su Malware Protection Center, hasta julio de 2015.