zooLos visitantes del zoológico Chengdu presenciaron cómo un hombre saltaba la valla para ofrecerse como alimento a los tigres de bengala. El suicida, Yang Jinhai, de 27 años atrajo la atención de los animales bailando y gesticulando hasta que uno se le abalanzó y lo arañó. Los cuidadores lo salvaron ‘in extremis’.


Yang Jinhai se subió a un árbol y desde lo alto saltó a la jaula de los tigres de bengala en el zoológico de Chengdu, según publicó el Daily Mail, a partir de un periódico chino. De acuerdo, con los testigos, el hombre gesticuló y bailó ante los dos felinos sin mucho éxito. Incluso, primero huyeron asustados hasta que uno se decidió a atacarlo.


El suicida de 27 años, que contaba sus vivencias online, había escrito de cómo había renunciado a su trabajo en una fábrica porque lo aburría un trabajo tan monótono. Poco después relataba lo deprimente que era ver a los tigres “nobles y magníficos” en un “lugar enjaulados, incapaces de seguir sus instintos naturales para cazar y matar”.


También había escrito que se iba a sacrificar con el objetivo de apoyar a los tigres. Así fue como cumplió lo anunciado y este fin de semana se metió en la jaula de estos animales para ser comido por ellos. Fue mordido y arañado por uno de los felinos antes de que los cuidadores pudieran rescatarlo, disparándole dardos con tranquilizantes a los animales.


La familia del hombre explicó a los medios locales que Yang Jinhai había sufrido de depresión durante bastante tiempo y recibió tratamiento psiquiátrico en una clínica.