imageBruno Mars fue el encargado de entretener este domingo durante el medio tiempo a los 80.000 aficionados que acudieron al estadio MetLife, para ver el Super Bowl , así como a los millones de espectadores que lo siguieron por televisión. El espectáculo comenzó con Mars detrás de una batería, antes de interpretar Locked Out of Heaven, su sencillo más exitoso de su último álbum, Unorthodox Jukebox, el de mayores ventas durante 2013. El hawaiano de 28 años interpretó Treasure , y Runaway Baby .


Si estás en un móvil mira las fotos aquí Mars también ayudó al vocalista de los Red Hot Chili Peppers, Anthony Kiedis, a interpretar Give It Away , una de las canciones más exitosas de la banda californiana, y luego del dueto, cerró el espectáculo cantando su éxito Just the way you are. La actuación estuvo acompañada de un gran espectáculo visual gracias a los gorros con luces que portaron los espectadores para crear una pantalla gigante en las gradas.


La cantante Queen Latifah abrió más temprano las actuaciones musicales al interpretar la canción patriótica America the Beautiful en el estadio MetLife. Acompañada por las armonías del Coro Juvenil de Nueva Jersey, Latifah interpretó la melodía con mucho sentimiento en medio de un clima frío, que logró calentar momentos antes del inicio del juego entre Denver y Seattle.


Vistiendo un abrigo de piel, la intérprete emocionó a los asistentes que disfrutaron de una andanada de fuegos artificiales para un final contundente. Después, la soprano estadounidense Renée Fleming hizo vibrar al público al convertirse en la primera cantante de ópera en interpretar el himno nacional de Estados Unidos durante un Super Bowl.