ssSharon Stone siempre ha sentido una gran preocupación por conservar su impecable apariencia física, por lo que no resulta extraño que pasara por uno de los “peores” momentos de su vida tras engordar 20 kilos cuando tenía 20 años.


“A los 20 años tuve un accidente cuando practicaba equitación y después de aquello tuve que seguir un tratamiento de cortisona. Eso me hizo engordar unos 20 kilos. Fue algo horrible, en unos días me convertí en una mujer sin apenas cintura, con pechos enormes y un trasero gigante. Todos los hombres me miraban de una forma extrañísima. En ese momento me quería morir. Me convertí en una persona muy introvertida”, reveló la intérprete a la revista Shape.


La actriz de Hollywood no logra asimilar con naturalidad la transformación física que experimenta su cuerpo con el paso de los años, por lo que no puede evitar romper en lágrimas cuando nota un mínimo cambio en su apariencia.


“Recuerdo que cuando tenía 40 años me encerré en el baño con una botella de vino y me dije: ‘No voy a salir de aquí hasta que me acepte como soy’. Estuve observando mi cara y mi cuerpo durante horas, llorando sin parar. En ese momento pensé que me gustaría envejecer como una bailarina, porque siempre conservan su figura”, admitió Sharon Stone al mismo medio.