A mayor edad del padre, más riesgo de que los hijos nazcan con alguna enfemedad mentalUn estudio de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, en colaboración con investigadores médicos del Instituto Karolinska, en Estocolmo, Suecia, ha encontrado que la edad paterna en el momento del nacimiento puede conducir a mayores tasas de problemas psiquiátricos y académicos de las que se habían estimado en la descendencia.


Con el análisis de un inmenso conjunto de datos, todos los nacidos en Suecia entre 1973 y 2001, los investigadores documentaron una asociación convincente entre la edad paterna en el momento del nacimiento de sus hijos y numerosos trastornos psiquiátricos y problemas educativos de los pequeños, incluyendo autismo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno bipolar, esquizofrenia, intentos de suicidio y problemas de abuso de sustancias.


Entre los problemas académicos relacionados con la edad paterna en el momento del parto se incluyen bajas calificaciones, bajo nivel educativo y bajas puntuaciones de coeficiente intelectual, según revela este estudio, cuyos resultados publica «JAMA Pshychiatry».


MÁS RIESGO A PARTIR DE 45


En comparación con un niño nacido de un padre de 24 años de edad, uno cuyo padre tiene 45 años es 3,5 veces más propenso a tener autismo, 13 veces más probabilidades de sufrir TDAH, dos veces más posibilidades de padecer un trastorno psicótico, 25 veces más propenso a tener trastorno bipolar y 2,5 veces más probabilidades a presentar conductas suicidas o un problema de abuso de sustancias.


Para la mayoría de estos problemas, la probabilidad de la enfermedad aumentó de forma constante a medida que avanzaba la edad paterna. «Nos quedamos impactados por los resultados», reconoce el autor principal, Brian D’ Onofrio, profesor asociado en el Departamento de Ciencias Psicológicas y Cerebrales en el Colegio de Artes y Ciencias en en la Universidad de Indiana Bloomington.


«Las asociaciones específicas con la edad paterna eran mucho más grandes que en los estudios anteriores. De hecho, encontramos que la edad paterna se asociaba con un mayor riesgo de varios problemas, como TDAH, intentos de suicidio y problemas de consumo de sustancias», afirma este experto. En particular, los científicos encontraron evidencia convergente para las asociaciones con la edad paterna en el nacimiento en múltiples diseños de investigación para una amplia gama de problemas en los hijos.


Mediante la comparación de los hermanos, que representa todos los factores que influyen en los niños que viven en la misma casa, descubrieron que las asociaciones con la edad paterna eran mucho mayores que las estimaciones de la población general. Comparando primos, los investigadores pudieron examinar si el orden de nacimiento o las influencias de un hermano en otro podría ser responsable de los resultados.


Los autores también controlaron estadísticamente el más alto nivel de educación y los ingresos de los padres, factores que a menudo se piensa que contrarrestan los efectos negativos de la edad paterna, porque los padres de edad avanzada son más propensos a ser más maduros y estable económicamente. Sin embargo, los resultados fueron muy consistentes, de forma que las asociaciones específicas con la edad paterna se mantuvieron.


«Los hallazgos de este estudio son más informativos que muchos estudios anteriores -señala D’Onofrio-. En primer lugar, tuvimos la muestra de mayor tamaño para un estudio sobre la edad paterna. Segundo, predijimos numerosos problemas psiquiátricos y académicos que se asocian con un deterioro significativo».


Además, D’Onofrio resalta que los autores del trabajo fueron capaces de estimar la asociación entre la edad paterna y estos problemas, así como comprarar hermanos diferencialmente expuestos, así como primos. «Estos enfoques nos permitieron controlar muchos factores que otros estudios no pudieron», valora.


En los últimos 40 años, la edad media de la paternidad ha ido en constante aumento, tanto para hombres como para mujeres. Por ejemplo, desde 1970, la edad media de las madres primerizas en Estados Unidos ha aumentado cuatro años desde los 21,5 hasta los 25,4 años, siendo el promedio para los hombres tres años mayor. Por otra parte, mientras que la edad de la madre ha estado bajo escrutinio durante un número de años, un cuerpo más reciente de la investigación ha comenzado a explorar los posibles efectos de la edad paterna en una variedad de problemas de salud física y mental en la descendencia.


Mutaciones en el ADN


Los estudios existentes han señalado riesgos cada vez mayores para algunos trastornos psicológicos con el avance de la edad paterna, pero los resultados son a menudo incompatibles entre sí, estadísticamente inconcluyentes o no pueden tener en cuenta ciertos factores de confusión.


La hipótesis del trabajo de D’ Onofrio y sus colegas es que a diferencia de las mujeres, que nacen con todos sus óvulos, los hombres siguen produciendo espermatozoides nuevos durante toda su vida. Con cada réplica de espermatozoides, existe la posibilidad de que se produzca una mutación en el ADN por la edad y porque están expuestos a numerosas toxinas del medio ambiente que se han demostrado que causan mutaciones en el ADN del esperma.


De hecho, los estudios de genética molecular muestran que los espermatozoides de los hombres mayores tienen más mutaciones genéticas. «Aunque los hallazgos no indican que todos los niños nacidos de padre mayor tengan estos problemas -matiza D’ Onofrio- se añaden a un creciente cuerpo de investigaciones que indican que el avance de la edad paterna se asocia con mayor riesgo de problemas graves. Esta investigación puede ayudar a informar a las personas en la toma de decisiones personales y médicas».