compeLa República Dominicana permanece entre el 30% de los países menos competitivos del mundo, mientrás las metas de la industria avanzan a un ritmo inferior al esperado.


Según el Informe Anual 2012-2013 presentado por las entidades que conforman la Mesa de Seguimiento al Segundo Congreso de la Industria Dominicana de mantenerse la tendencia actual no se podrá cumplir la meta de elevar el índice de competitividad a 4.1 en el 2015, como se planteó el Segundo Congreso de la Industria Dominicana y contempla la Estrategia Nacional de Desarrollo.


Datos contenidos en el Informe refieren que según el Reporte de Competitividad del Foro Económico Mundial, el país bajó sus niveles de competencia 0.01%. Revela el informe que de mantenerse el ritmo de crecimiento experimentado entre los años 2010 a 2013, para el 2017, la meta de la industria de crecer en un 35% no se alcanzará, sólo tendrá un cumplimiento de un 81%.


Al pasar balance a las metas contenidas en la “Declaración de Compromiso por el Desarrollo de la Industria” firmado por el Gobierno y los principales sectores productivos se registran avances hacia las metas, sin embargo el ritmo es inferior al esperado.


De 18 indicadores que miden el proceso de consecución de los puntos propuestos, en 4 la meta se ha distanciado, en 8 la tendencia es positiva pero a un ritmo inferior al esperado y sólo en 6  se muestra tendencia positiva a alcanzar la meta o a sobrepasarla.


Los ejes donde las metas se han distanciado de lo propuesto son: Bajar la tasa de desocupación ampliada a 11% en el 2015 (15% actualmente); Elevar los empleos de la industria manufacturera, 700,000 al 2017(-4,693 en el 2013); Elevar la tasa neta de matrícula del nivel superior entre 18 y 24 años a 29.2 al 2015 (24.0 en el 2012); Y bajar el monto del subsidio del Gobierno al sector eléctrico a US$262 millones al 2015 (US$1,278 millones actualmente).


El documento plantea que existe una tendencia negativa en la generación de empleos de las empresas de  manufactura, sector que perdió 4,693 empleos en el 2013. El país registró durante el 2013  una pérdida de 17,000 empleos, lo que coloca el total de empleos de la industria por debajo de los niveles del 2011.