aquabusSanto Domingo.-El “acuabús” de La Barquita, que forma parte del proyecto de rescate integral de esa zona, será puesto en funcionamiento en un año y beneficiará sectores que tienen unos 400 mil habitantes en total. El novedoso sistema de transporte público contará con siete catamaranes ligeros que podrían movilizar unos 60 mil pasajeros diariamente.


Este corredor acuático de movilidad sobre el río Ozama será conectado al Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) para dar servicio a los sectores marginados de la cuenca hídrica, ahorrará a los pasajeros al menos dos pagos, ya que operará integrado al Metro de Santo Domingo.


Patricia Cuevas, coordinadora general del proyecto, adelantó que en la actualidad realizan los estudios sobre la demanda y la parte operativa del nuevo modelo de transporte. “Estamos hablando de catamaranes ligeros que trabajarían desde o antes de la 8:00 de la mañana a 9:00 de la noche, similar al Metro, porque la gente después que se retira de su trabajo tiende a no salir”, comentó Cuevas.


Las embarcaciones tendrían capacidad para 100 pasajeros, lo que les permitiría transitar con mayor rapidez por el río, explicó la ejecutiva. Los “buses anfibios” partirán desde las proximidades de El Cachón de la Rubia hasta el Puerto de Sans Soucí. Entre los sectores que se beneficiarán por este sistema de transporte figuran La Zurza, Los Mameyes, barrio Puerto Rico, La Ciénaga, cañada de Benavides, La Javilla y Los Reguindados.


También tendrán acceso los residentes de Los Manguitos, Simón Bolívar, Los Guandules y El Dique. Inicialmente se tiene previsto instalar siete terminales,ubicadas en la nueva Barquita, Los Tres Brazos Norte, El Dique, puente Juan Bosch y Sans Soucí.


“Acupuntura” ríos


Cuevas significó que con esta iniciativa se hará una especie de “acupuntura” o intervenciones puntuales de saneamiento al río Ozama, que implican resolver el vertido directo de desechos a la cuenca para garantizar el movimiento de las lanchas. Eso implica colocación de plantas de tratamiento.


Se proponen integrar en el manejo de las embarcaciones a pescadores y personal que dependen del río, a quienes darán los entrenamientos y herramientas necesarios para que realicen una gestión de calidad, garantizando la seguridad y que se cumplan las exigencias de la Marina de Guerra.


Inicio


“La idea es que para esta fecha, el año que viene, el sistema esté funcionando”, comentó Cuevas. Explicó que las naves trabarán en ambas orillas del río, tanto en Santo Domingo Norte como Santo Domingo Este.