habSanto Domingo, 18 feb (EFE).- Agricultores del Valle de San Juan denunciaron hoy la importación irregular de habichuelas, por lo que pidieron al Gobierno ordenar la inmediata paralización de su venta hasta tanto las de producción local entren a los canales de comercialización, como se ha hecho en el pasado.


Así lo expusieron en un espacio pagado dirigido al presidente Danilo Medina y que es publicado hoy periódicos locales. Los productores denunciaron “las pretensiones de sectores comerciales importadores de querer eliminar la soberanía alimentaria del pueblo dominicano, sacando del proceso productivo nacional el segundo cultivo mas importante del país, que son las habichuelas”.


De acuerdo a la denuncia, “las importaciones autorizadas desde instituciones gubernamentales han posibilitado que en estos momentos cientos de miles de quintales de habichuelas estén almacenados en nuestro país, presionando los precios de las habichuelas de producción nacional y, por tanto, obstaculizando un precio justo para la misma”.


Esta situación, aseguraron, pone en riesgo parte de los mil millones de pesos que se invierten para la siembra de unas 234,000 tareas de habichuelas. Los agricultores recordaron que hace diez días el presidente Medina recibió a una delegación de productores del Valle de San Juan de la Maguana, pero que no han recibido respuestas a sus reclamos.


Según dichos productores, el ministro de Agricultura, Luis Ramón Rodríguez, les manifestó que el Gobierno “se retira de los esfuerzos mancomunados dejando a su suerte a miles de hombres y mujeres que confiado en su política (en la de Medina) de combatir la pobreza hemos seguido ejerciendo la actividad agrícola como medio de sustentación”.


Asimismo, revelaron que como parte de la promoción del Ministerio de Agricultura para que se siembre habichuelas negras para destinarlas a Venezuela en el marco del acuerdo de Petrocaribe, tienen en almacén más de 80,000 quintales de habichuelas negras, “diluyéndose la posibilidad de que sean vendidas a este hermano país”.


Los productores reclamaron garantías por parte del Gobierno, al tiempo que reiteraron la solicitud de que se ponga en vigor el decreto 256-98 que crea la Comisión Nacional de Leguminosas Comestibles, que se encargaría de discutir las políticas en materia de fomento y comercialización de todas las leguminosas (habichuelas y guandules).