peppersEn el entretiempo del Super Bowl, donde los Seahawks de Seattle le dieron una paliza a los Broncos de Denver, Bruno Mars sumó a los Red Hot Chili Peppers a su presentación. Los músicos engancharon “Locked Out Of Heaven”, “Treasure” y “Runaway” del chico mimado del pop con su clásico y poderoso “Give it Away”.


La energía y efusividad que los caracteriza dejó pasmado al público y a los millones de televidentes que no dudaron en celebrar y aplaudir el show. Pero horas más tarde, en las redes comenzaron las críticas, ya que, como puede verse en las fotos, los instrumentos de los RHCP están desconectados.


Tanto el bajo de Flea como la guitarra de Josh Klinghoffer no tuvieron ningún dispositivo conectado durante la breve presentación, prueba de que estarían haciendo playback.


Esta no es la primera vez que una banda de esta estatura tenga que imitar uno de sus propios temas. Es una práctica común que los productores de eventos masivos como este les pidan a los artistas que graben sus presentaciones muchas horas antes en el soundcheck, para que, al momento del show, únicamente se escuche la pista.