Padre Luis RosarioSANTO DOMINGO.- “Es una ignorancia, definitivamente, la que se ha producido en mucha gente que habla sin saber. La iglesia es una institución, pero más que institución, la iglesia es una comunidad del pueblo de Dios que trata de vivir los postulados del evangelio y que trata de seguir al Señor”.


Así se pronunció  el coordinador de la Pastoral Juvenil, Luis Rosario, sobre la información de que la Organización de las Naciones Unidas propuso acusar al Vaticano de crimen de Estado, por encubrir a violadores de niños.


El sacerdote aseguró, este jueves 06, en una rueda de prensa oficiada en la Casa de la Juventud, que demandar al Vaticano por los casos que sucedieron en otros países corresponde a un desconocimiento de lo que es la iglesia, ya que la iglesia funciona a través de las diócesis que son iglesias locales y las instituciones se conforman también dentro de las diócesis, la cual funciona a través de cada una de las personas que están dentro de la institución.


“Se desconoce eso a nivel general y se acusa, tratando de buscar una solución que no es la adecuada. Demandar al Vaticano por un hecho cometido en otro lugar, no tiene ni pie ni cabeza”, aseveró el párroco. Recalcó que los hechos de pederastia no han sucedido en el Vaticano, sino en diferentes tipos de instituciones locales de la iglesia, que tienen sus propios responsables, y señaló que el obispo de cada diócesis, es el responsable de esa iglesia local y todo lo que significa el trabajo de organización de ese templo, lo realizan esas autoridades.


Citó como ejemplo del “desconocimiento”, las declaraciones de un pastor evangélico en el evento Batalla de la Fe, en el que se quejó de que el Concordato entre la Santa Sede y el gobierno dominicano, impedía al Estado llevar a la cárcel o demandar a sacerdotes que hubiesen cometido alguna infracción bajo el punto de vista de lo que es la pedofilia.


Muchas veces, los que están cacareando contra la iglesia”, continuó, “son los primeros quienes defienden el uso de preservativos, el aborto y el matrimonio homosexual, que defienden lo indefendible. Entonces, ¿una cosa está bien y la otra está mal?”. Aunque evitó referirse a los señalamientos de supuesto encubrimiento, Rosario recalcó que el Vaticano puede ser demandado como Estado por hechos que se hayan cometido dentro del territorio de su territorio.


Casos de diplomáticos


Sobre el caso del nuncio Joseph Wesolowski, acusado de pedofilia, el sacerdote Luis Rosario, acentuó que se trató de un caso de una persona que estaba en el país como representante diplomático, cuya culpabilidad aun no ha sido demostrado, aunque afirmó que se encuentra en proceso de investigación. Recordó el caso de una familia diplomática señalados por la opinión pública en la década de los 90s, como participantes de un crimen de un niño (José Rafael Llenas Aybar), y salieron del país amparados bajo su inmunidad diplomática, sin que se haya vuelto a cuestionar esta actuación.


“¿Quién ha vuelto a hablar de esas personas? Se protegieron con su inmunidad diplomática y salieron. Entonces, cualquier Estado que tenga un delegado a nivel diplomático que comete algún tipo de acción, debe ser investigado, pero si se protegen en el Estado que representa, ¿qué quieren? ¿Qué los manden para acá? Claro que se querría, pero existen los tratados internacionales”.


Explicó que las organizaciones y estados deben recurrir a los tratados firmados y verificar si existe la extradición, aunque de no existir, no habría ningún tipo de derecho. Si hay un acuerdo de extradición o una persona particular o diplomático habría que ver si es factible bajo el punto de vista legal, hay que hacer la solicitud. “Con esto no defiendo nada ni ataco a nadie, simplemente doy cuenta de que algunas veces se habla sin ningún tipo de conocimiento de lo que es la realidad de las cosas. Como quiera está siendo investigado dentro del Vaticano – el nuncio Wesolowski), que es lo normal”, afirmó.