a15abee73c7b1d5359cf7a514ae7d7cc_620x412Un misionero religioso de nacionalidad británica se suicidó inhalando gas propano, durante un hecho ocurrido en un residencial de Puerto Plata. De acuerdo a la versión policial, Paul Holmes, 43 años, quien residía en la calle Vista Alegre, se suicidó conectando una manguera en un tanque de gas y luego se la introdujo en la boca.


Holmes tenía alrededor de un año en el país junto a su esposa, Gemma Ruth Holmes, también británica. La dama al ser cuestionada manifestó que su esposo sufría de depresión e intentó suicidarse en varias ocasiones anteriores.


Holmes falleció mientras recibía atenciones en el centro médico Bournigal de Puerto Plata. El cadáver fue enviado al Instituto Regional de Patología Forense, de Santiago de los Caballeros, por el fiscal José Armando Tejada para determinar la real causa de su muerte. El caso es investigado por las autoridades.