mpEl Ministerio Público de Montecristi manifestó descontento con la decisión emitida por el juez de la instrucción, Ramón Amaurys Rodríguez Matías, quien favoreció con un auto de no ha lugar a dos imputados acusados de trata y tráfico de personas.


La decisión que generó el malestar favoreció a Manuel Omar Díaz Rodríguez, alias Tito, y a Domingo Mercado de Jesús, acusados de los delitos de violencia sexual y psicológica en contra de tres menores de edad. Los imputados también fueron acusados de incurrir en trata, explotación y prostitución de menores, así como de proxenetismo y de maltrato sexual físico y psicológico.


Posición de las autoridades.


En su acusación el Ministerio Público estableció que en base al cuadro fáctico, la imputación objetiva y la calificación jurídica que fue presentada en el proceso  seguido en contra de los imputados, existen elementos constituidos de todo proceso criminal como la tipicidad, antijuricidad y culpabilidad. La fiscal titular de Montecristi, Yoanna Bejarán, deploró la decisión, al decir que se produjo pese a que el Ministerio Público presentó  17 pruebas contundentes en contra de los imputados.


Indicó que durante la audiencia fueron presentadas las documentaciones de los allanamientos, entrevistas, interrogatorios, pruebas periciales, así como testimonios de personas residentes en las proximidades del establecimiento de donde fueron rescatadas las menores y declaraciones de las propias víctimas de cómo eran obligadas a prostituirse.


Durante el desarrollo de la audiencia también se demostró que durante los allanamientos practicados con relación a este caso, los imputados fueron sorprendidos prostituyendo a las tres menores de edad, las cuales fueron rescatadas por el Ministerio Público y entregadas al Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI). Además, se presentaron como pruebas también fueron presentados  informes sexológicos y evaluaciones psicológicas que permitieron demostrar el daño provocado a las víctimas.