image_content_medium_1557176_20140220214034El Gobierno de Venezuela ha decidido este jueves suspender el porte de armas y desplegar a la unidad de paracaidistas en el estado de Táchira para sofocar los disturbios que se han desatado a raíz de la oleada de protestas contra el Ejecutivo de Nicolás Maduro. El ministro de Interior Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, ha anunciado la suspensión temporal del porte de armas en Táchira para evitar el uso de las mismas por parte de civiles, al tiempo que ha aseverado que “los que han hecho disparos y matado gente, sin importar su bando, irán presos”.


Por otro lado, ha adelantado el despliegue de paracaidistas en las carreteras provenientes de Barinas y San Antonio Ureña, para reforzar la seguridad “porque hemos detectado personal colombiano que viene a cumplir misiones en las guarimbas de San Cristóbal”. “También enviaremos ingenieros del Ejército para limpiar la ciudad. Comenzarán desde San Cristóbal y luego irán abarcando los demás municipios”, ha anticipado, explicando que “habrá grupos especiales para ir a los focos de violencia”.


Con todo, ha confiado en que “en pocos días la situación pueda estar estabilizada”, aunque ha subrayado que para ello es necesaria la colaboración del pueblo tachirense. “Súmense al gran esfuerzo nacional en la construcción de la paz”, ha instado. Rodríguez Torres ha responsabilizado de la violencia en este estado al alcalde de San Cristóbal, su capital, Daniel Ceballos. “Una de las virtudes que lo adorna es lo mentiroso que es, tiene una gran habilidad para convencer con la mentira”, ha afirmado.


El ministro ha acusado a Ceballos de “imponer un toque de queda ‘de facto’ al impedir que lleguen los insumos médicos, de alimentación y de combustible”. “Está tratando a conducirnos a un gran enfrentamiento armado a todos los venezolanos”, ha advertido. Por último, ha informado de que los operativos de seguridad llevados a cabo en todo el país en los últimos días se han saldado con 200 detenidos. “Al 97 por ciento se les han dado medidas cautelares, otros han salido en libertad plena y solo 13 siguen detenidas”, ha detallado.