juegos sushiiSOCHI, Rusia. – La temperatura seguía subiendo este martes en Sochi, sede los Juegos Olímpicos de Invierno, creando situaciones difíciles para los competidores, pero los eventos seguirán disputándose según la programación prevista, indicaron los organizadores. Existe una preocupación considerable respecto al tiempo en los Juegos Olímpicos dado que el balneario turístico de Sochi, en el Mar Negro, es conocido por su clima subtropical.


Las temperaturas subieron este martes hasta los 12 grados Celsius al nivel del mar, donde se desarrollan los deportes de estadio, y hasta 5 grados en la zona de montaña, donde se disputan los deportes de esquí alpino y nórdico. “Hacía mucho frío anoche y hay un poco de calor ahora, lo que ha causado uno o dos problemas”, dijo el portavoz del Comité Olímpico Internacional, Mark Adams. “Pero el plan de eventos sigue su programación y la FIS (Federación Internacional de Esquí) está acostumbrado a esto”, indicó. “Hay mucha nieve, solo hace un poco de calor.


Los próximos días hará un poco de calor, pero será llevadero”, indicó. Algunos competidores expresaron su temor por el efecto de las condiciones climáticas en el espectacular evento de halfpipe en snowboard. Adams señaló que no habrá problema con el halfpipe, pero admitió “como siempre pasa con los deportes de nieve, cuando hay un poco de calor es un poco más difícil la prueba”. Organizar unos Juegos Olímpicos de Invierno en condiciones de un relativo calor se ha convertido en algo casi usual en los últimos años. En los de Vancouver-2010, por ejemplo, se trajeron grandes cantidades de nieve en camiones para tener la adecuada superficie. Rusia también almacenó decenas de toneladas de metros cúbicos de nieve en previsión de temperaturas calurosas. La portavoz de Sochi-2014, Alexandra Kosterina, señaló que los organizadores están confiados de que no habrá problemas.


“Tenemos un fuerte contingente preparado con reservas de nieve de la pasada temporada”, explicó, añadiendo que el plan de poner la nieve ya había sido probado en eventos que contaron con temperaturas calurosas. Sochi ha sido siempre promocionado en Rusia como una especie de balneario turístico donde los visitantes podían esquiar en las montañas y nadar en el mar el mismo día. Con la nieve más blanda debido al calor, se han producido muchas caídas. El martes, durante el esprín de esquí de fondo, la ucraniana Marina Lisogor se echó a llorar, tras perder el equilibrio.


En el trampolín de RusSki Gorki son las pruebas de combinada nórdica las que se ven amenazadas. “Es barro y es difícil esquiar así”, lanzó el estadounidense Bill Demong, campeón olímpico en el gran trampolín en 2010 en Vancouver. “La nieve no está estructurada y que el flote mejor ganará”, añadió. “Lo que es seguro es que será una carrera lenta”, indicó, por su parte, el austríaco Bernhard Gruber. La argentina Macarena Simari, que ocupó el lunes el puesto vigésimo en la supercombinada de esquí alpino, se quejó del calor, tras la primera manga, en la que terminó en la posición 31. “Lamentablemente hizo un poco de calor. Tuve un errorcito en el plano, ya que estaba blandito, por lo que llegué un poco tarde. En el error que cometí, si la nieve hubiera estado dura, no hubiera pasado nada”, señaló tras el primer recorrido de descenso. AFP