monte grande daniloInició ayer la construcción de uno de los proyectos más esperados de la región sur. Se trata de la Presa de Monte Grande y las obras que la complementan, para lo cual el presidente Danilo Medina dio el primer palazo.


El proyecto, que ha sido estudiado y planificado durante décadas, será ejecutado con una inversión de US$401 millones de dólares e incluye los sistemas de riego que dependerán de la presa para la irrigación de 486 mil tareas, la rehabilitación de la presa Sabana Yegua, las obras de control de inundaciones y un centro poblado para reubicar alrededor de 509 familias que resultarán afectadas por la construcción de la mega obra, que realiza el Gobierno a través del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) con la empresa concesionaria Andrade-Gutiérrez.


El mandatario, al hablar en el acto de inauguración de los trabajos acerca de la “envergadura” del embalse, relató que su interés en la realización de ese proyecto se remontan a la década de los 90. Dijo que visitó la zona en varias ocasiones y que constató la importancia y necesidad de la misma. Medina garantizó que la construcción de la Presa no se detendrá hasta el 30 de julio de 2016, cuando la entregue directamente a la población.


Capacidad de almacenamiento


El director del INDRHI, Olgo Fernández, explicó que la obra que tendrá una capacidad combinada y total de almacenamiento de 780 millones de metros cúbicos de agua, por lo que superará al complejo Tavera-Bao y Monción, ubicado en la región norte del país, y duplicará el complejo Jigüey-Aguacate-Valdesia, en la zona sur, y Hatillo, en Cotuí.


Fernández precisó que el proyecto incluye la habilitación de una obra de toma y conducción hasta un sitio seguro de entrega para turbina de 22 metros cúbicos de agua por segundo en una central hidroeléctrica que se levantará en Fondo Negro, que aprovechará una caída bruta de 116 metros, con una potencia a instalar de 17 megavatios y una generación anual estimada de 138 gigavatios.


Explicó que el sistema de irrigación que se levantará en ambos márgenes del río Yaque del Sur, proyectado por gravedad, tendrá una combinación de tuberías y canales que ofrecerán mayor eficiencia de riego y menos vulnerabilidad en las zonas que tradicionalmente se inundan.


“Los trabajos del sistema de riego abarcan la reconstrucción y adecuación del dique Santana, unos 21 kilómetros de canales en la margen izquierda del referido río para la irrigación de cultivos en la parte alta de Tamayo, Vicente Noble, Canoa, Bombita, Jaquimeyes, Palo Alto, Fundación, Pescadería y La Hoya, en Barahona”, precisó Fernández.


La presa contará con la instalación de 18 megavatios, una generación anual de  140 gigavatios/hora; aumentando el ingreso anual por venta de energía a las empresas distribuidoras. Al acto asistieron funcionarios, autoridades civiles y militares de la provincia Barahona, comunitarios y ejecutivos de la empresa ejecutora de la obra.


Unos 12,500 empleos se generarán por proyecto


El proyecto contempla la generación de 2,500 empleos durante la construcción de la presa, 12,500 nuevos empleos permanentes en las actividades agrícolas en las zonas bajo riego. El ministro de Agricultura, Luis Ramón Rodríguez, dijo que cálculos, estimados de manera conservadora, indican que la producción de los rubros agrícolas producidos en la región se triplicarán al pasar de 811 mil toneladas anuales a un volumen de dos millones 358 mil toneladas. Dijo que, además, se estima una producción anual de 250 mil kilogramos en pesca.