imageBip, bip, bip. Nada me irrita más que ese molesto sonido que viene de la alarma del reloj de mi cama en la mañana. Afortunadamente, mi corazón viene con la característica de repetición. Sólo un toque y me consigo otros nueve minutos de sueño.


El rumor: tocar el botón de repetición te hace más somnoliento. Yo siempre supuse que esos minutos extra de descanso, inducidos por el botón de dormitar, eran buenas para mi. Pero recientemente he escuchado que no son útiles, de hecho, se dice que tocando el botón de dormitar en realidad puede hacerme sentir más cansado a lo largo del día. ¿Es cierto?


El veredicto: si oprimes el botón de repetición, podrías salir perdiendo (es decir, productividad). Cuando te quedas dormido después de que tu alarma te despierta en la mañana, en realidad te colocas en una posición para sentirte menos alerta y productivo más tarde en el día. “Cuando tu pulsas el botón de repetición de la alarma repetidamente, te estás haciendo dos cosas negativas” dice Robert S. Rosenberg, director médico de los Centros de trastorno del sueño de Prescott Valley y Flagstaff, Arizona.


“Primero, tu estás fragmentando el poco tiempo de sueño adicional que estas obteniendo por lo que es de mala calidad. Segundo, empiezas un nuevo ciclo de sueño para el cual no te vas a dar suficiente tiempo para poderlo terminar. Esto puede resultar en una somnolencia persistente durante todo el día”. Los científicos han identificado al culpable detrás de ese estupor provocado por poco-sueño: inercia del sueño. La Fundación Nacional del Sueño define este estado como ”la sensación de atontamiento y desorientación que puede surgir de despertar de un sueño profundo”.


Hace más lenta tus habilidades para toma de decisiones, afecta tu memoria y perjudica tu desempeño general una vez te sales de la cama. Aun peor, el café y un baño frío no lo pueden combatir: puede tomar hasta hora y media quitarse la somnolencia. Según Rosenberg, esa es la razón por la cual tocar el botón de repetición desordena las hormonas de tu cerebro. ”Estas desequilibrando tu ciclo circadiano”, el dice. Interrumpir el ciclo circadiano puede afectar tu capacidad de sentirte despierta durante el día y tener sueño en la noche.


Entonces, ¿será desterrar al botón de repetición la solución a sentirte mejor durante el día? No, dice Rosenberg. La necesidad de dormir un poco más es realmente un síntoma de un problema más grande. “La mayoría de las personas hacen esto porque no duermen lo suficiente a diario”, dice él. Esta privación de sueño crónica (que se define como seis o menos horas de sueño por noche) se llama ”jetlag social.” Con el tiempo, algunas personas que lo sufren empiezan a tener un mayor índice de masa corporal y un riesgo elevado de diabetes.


Si tocar el botón de repetición no es la clave para mejorar el sueño ¿qué es? Rosenberg tiene unas cuantas sugerencias para ayudarte a estar alerta y fresco. Acuéstate temprano, constantemente. Rosenberg sugiere ir a la cama media hora más temprano de lo que lo has estado haciendo. Con el tiempo, dice él, esto reducirá tu privación del sueño en general. Y, ¿si lo haces? Acostarse una hora más temprano. Prohibir computadoras en el tocador. Los aparatos como los teléfonos inteligentes, tabletas digitales y las portátiles emiten luz azul que perjudica tu sueño.


”Exponerse a emisión de luz azul de los aparatos resulta en el retraso de la producción de melatonina”, dice Rosenberg. Así que tienes que obligarte a un toque de queda tecnológico: apaga aquellos aparatos electrónicos 90 minutos antes te ayudará a estimular un sueño más profundo. Has de las mañanas una cacería carroñera. Si todavía estas teniendo problemas para levantarte, esconde la alarma de tu persona mañanera somnolienta. ”Coloca tu despertador donde no lo puedas alcanzar”, aconseja Rosenberg. Esa búsqueda para terminar con ese sonido irritante seguramente arruinará tu deseo de sacar un par de minutos más de sueño. Puede parecer tonto, pero está aprobado por el doctor.