haiti y UsaEl presidente de EE.UU., Barack Obama, se declaró ayer “alentado” por la nueva ley electoral de Haití y prometió apoyo a las reformas necesarias para garantizar un progreso “constante” en ese país.


Esa nueva ley, aprobada a fines de 2013, podría garantizar la celebración de las elecciones este año y ayudar a resolver “algunos de los obstáculos políticos” que han impedido que el país avance, dijo Obama ante los periodistas al inicio de su reunión, en la Casa Blanca, con el presidente haitiano, Michel Martelly.


Según Obama, EE.UU. está viendo la forma de ayudar a Haití que lleve a cabo reformas necesarias en cuestiones como los derechos humanos, el sistema penitenciario y la lucha contra la corrupción. “Vamos a seguir apoyando la democracia haitiana, el liderazgo de Haití y al pueblo haitiano en este progreso lento y constante que tiene que llevarse a cabo”, prometió el mandatario.


Uno de los temas más conflictivos del diálogo nacional que mantuvieron a finales de enero en Haití el Gobierno, legisladores y partidos de oposición fue precisamente la celebración de los comicios para elegir a 10 senadores, 142 autoridades municipales y 570 asambleístas que han sido pospuestos en varias ocasiones. La oposición acusa a Martelly de estar detrás de los retrasos para evitar la celebración de los comicios y continuar así nombrando funcionarios por decreto, ya que no tiene mayoría en el Parlamento bicameral.


EE.UU. quiere elecciones libres


El Gobierno estadounidense quiere la celebración de unas elecciones “libres, justas y transparentes” en Haití, según afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, poco antes de la reunión entre Obama y Martelly. Mientras, Martelly afirmó a los periodistas que esperaba dialogar con Obama de la seguridad regional, la lucha contra el narcotráfico y la construcción “de un Estado democrático fuerte”. Además, agradeció al pueblo y al Gobierno de EE.UU., por estar “siempre” al lado de los haitianos, especialmente tras el terremoto ocurrido en enero de 2010.


Queda mucho trabajo por hacer en Haití


Cuatro años después de que un fuerte terremoto devastó Haití, Obama elogió la recuperación en la empobrecida nación caribeña, aunque dijo que falta trabajo por hacer y prometió que Estados Unidos se mantendrá como aliado en ese proceso. Manifestó que la “buena noticia” es que con la asistencia de EE.UU.


y otros países después del terremoto, junto con el liderazgo de Martelly y la voluntad del pueblo haitiano, “hemos comenzado a ver avances”. El terremoto de 7 grados, cuyo epicentro se ubicó justo al oeste de Puerto Príncipe, dejó unos 300,000 muertos y 1.5 millones de damnificados.