gillSANTIAGO. El Arzobispado local, máxima autoridad de la Iglesia Católica en la provincia, expresó ayer tarde su confianza de que en el proceso que se le sigue al sacerdote polaco Alberto Gil, se haga justicia y que brille la verdad.


En una nota de prensa de tres párrafos, el Arzobispado agradece las gestiones realizadas por la Procuraduría General de la República y las autoridades polacas para darle seguimiento al caso del sacerdote Gil.


“El Arzobispado de Santiago valora como positivo los pasos dados por la Procuraduría General en combinación con las autoridades polacas, para aclarar la situación del sacerdote Alberto Gil, quien laboró por varios años en la parroquia San Antonio de Padua de la sección Juncalito, del municipio de Jánico”, expresa el comunicado.


Y agrega que espera que en ese caso se haga justicia, todo lo posible, en el marco de las leyes y que brille la verdad y se implemente la justicia de rigor. “Esperamos, como también hemos dicho, que todo este proceso investigativo y judicial ayude, de alguna manera, a reparar los posibles daños causados.


Al padre Gil se le acusa de abusar sexualmente de varios menores mientras ejercía sus funciones de cura en Juncalito, del municipio Jánico. La fiscalía polaca presentó ayer cuatro cargos contra la libertad sexual de menores, dos de ellos en Polonia en 2006. Gil, quien se declaró inocente, podría estar 12 años en prisión.