uscongresoWASHINGTON.  La oposición de congresistas estadounidenses a un “proceso acelerado” de ratificación parlamentaria amenaza con obturar las negociaciones -ya espinosas- entre Estados Unidos y la Unión Europa (UE) para alcanzar un tratado de libre comercio.   Preocupado por perjudicar las exportaciones estadounidenses, el gobierno de Barack Obama intentó hace poco reactivar una ley de 1974 que le permitiría negociar acuerdos comerciales, uno por uno y sin debatir el contenido, antes de pedir al Congreso que los autorizara en bloque.


En marzo se celebrará en Bruselas la cuarta ronda de negociaciones transatlánticas.   Según los impulsores de esta iniciativa, esta legislación -que no se usa desde 2007- aceleraría los dos grandes acuerdos comerciales que Estados Unidos negocia en paralelo con la UE y una docena de países de Asia-Pacífico.


Pero la propuesta tiene detractores en el partido del propio Obama. El jefe de la mayoría demócrata en el Senado y cercano al presidente, Harry Reid, fue claro la semana pasada: “Estoy en contra del ‘proceso acelerado’”.   Hace algunas semanas, más de 150 congresistas demócratas ya manifestaron su oposición principalmente por el miedo a que un tratado de libre comercio provoque deslocalizaciones y destrucción de empleo. “No podemos permitirnos (…) volver a cometer errores del pasado”, señalaron en noviembre en una carta abierta.


Eviter l’emballement


Según los expertos, este bloqueo político en un año de elecciones legislativas podría perfectamente cerrar la puerta, y por largo tiempo, a cualquier negociación. “No podremos alcanzar ninguno de estos acuerdos comerciales sin el proceso acelerado. Es un problema muy grave”, cuenta alarmado a la AFP David Gantz, profesor de comercio internacional en la universidad de Arizona.   Sin este mecanismo, el Congreso podría incluso intentar deshacer algunos puntos del acuerdo negociados anteriormente por el gobierno.


La influyente Cámara de Comercio estadounidense insiste en que los socios de Washington necesitan estar seguros de que el acuerdo no “quedará en migajas” en el Congreso. “Pondremos toda nuestra fuerza en el debate” para convencer a los congresistas, asegura a la AFP Christopher Wenk, uno de los expertos de esta institución que reúne a más de tres millones de empresas.


“¿Para qué gastar todo este tiempo negociando si no se está seguro de que el Congreso lo aprobará?”, apunta a la AFP Debra Steger, exnegociadora comercial para Canadá, al recordar el malogrado desenlace de algunos acuerdos internacionales.   En los años 1950, varios jefes de Estado y de gobierno de varios países -entre ellos Estados Unidos- aprobaron la creación de una organización internacional del comercio, pero el proyecto no prosperó porque el Congreso norteamericano no lo ratificó.


Los socios comerciales de Washington mantienen por ahora la discreción y han evitado hacer públicas sus preocupaciones sobre el futuro de los acuerdos comerciales en el Congreso. A instancias de la AFP, la Comisión Europea rechazó hacer comentarios sobre esta situación.   Un diplomático europeo en Washington dijo a la AFP bajo anonimato que la UE percibe que las negociaciones son ante todo un debate interno de Estados Unidos.   El gobierno de Obama sigue defendiendo este mecanismo, que en esta ocasión es más apoyado por los republicanos, tradicionalmente más favorables a los tratados comerciales.


“El presidente (Obama) sigue maniobrando” para lograr el apoyo de su partido, declaró el pasado jueves su portavoz, Jay Carney.   El Departamento de Comercio, que gestiona directamente las negociaciones, dice sin embargo estar convencido de que el Congreso “apoyará” al gobierno”. “Seguimos trabajando sin descanso” para lograrlo, indicó a la AFP un portavoz de la cartera.   A pesar de todo, la aprobación del “proceso acelerado” no solucionaría todas las cuestiones que están en el aire en las negociaciones bilaterales. Tras el escándalo por el programa de espionaje estadounidense, el concierto de normas agrícolas y financieras asegura que todavía deberán darse algunas batallas.   AFP