crecimiento-whatsappCon la compra de WhatsApp, Facebook se hace del control de una de las aplicaciones con mayor importancia en el ecosistema móvil. Un servicio que ha logrado convertirse en parte fundamental de la forma en que la sociedad se comunica en la actualidad.


El anuncio de la compra de WhatsApp por parte de Facebook en 16 mil millones de dólares pone sobre la mesa la vital importancia que tiene la mensajería instantánea en el plano más básico y primordial del ecosistema móvil. WhatsApp destronó a BlackBerry Messenger como el de facto de comunicación por texto en internet y no contentos acabaron virtualmente con el negocio de los SMS en muchas regiones de todo el mundo.


Todos los días los 450 millones de usuarios de WhatsApp intercambian 50 mil millones de mensajes entre usuarios de WhatsApp, una cifra que, de hecho, podría ser superior a la de SMS enviados. Se han convertido en algo tan importante y al mismo tiempo tan elemental que es normal escuchar que alguien no se compraría un móvil estos días si no puede instalar “el whatsapp”, la palabra en si misma se ha vuelto parte del argot popular, de la misma forma que el “SMS” o los “emails”. Todos los días un millón de personas descargan y crean una cuenta en WhatsApp. Son números, engagement de usuarios y desempeños de una plataforma de comunicación que empresas de tecnología (como Google) y al mismo tiempo multinacionales de telecomunicaciones (como Telefónica o Telmex) envidian.


Crecimiento de WhatsApp comparado con otras plataformas


Visto desde ese punto de vista, la adquisición por 16 mil millones de dólares no me resulta particularmente cara. Aún más si concebimos a WhatsApp no como una startup sino como una compañía de telecomunicaciones que ha logrado competir de tu-a-tu con grandes empresas de ese tipo y ganarle en su propio juego. Hoy Facebook se hace con el control de una gran porción de la mensajería en dispositivos móviles, no solo por el número de usuarios y por el crecimiento que están experimentando, sino por la manera en que WhatsApp ha logrado adherirse a las sociedades, a tal punto que dejamos de pensar en ellos como una simple app y la concebimos como un medio de comunicación casi vital.