puente de maderaSantiago.-El desplome de un puente de cemento construido por la comunidad obligó a colocar una escalera de madera amarrada con alambres a una mata de javilla que sirve como pasarela a los moradores de la comunidad Villa Verde.


La barriada está prácticamente aislada y sus residentes temen que con las lluvias puedan quedar incomunicados. Ramona Bonilla, residente en la barriada que comunica con el Residencial El Paraíso, recuerda que hace cinco años, sus moradores construyeron u propio puente en cemento pero la crecida del río Gurabo lo destruyó.


“El dinero que puso cada familia se perdió con el desplome del puente, ahora tuvimos que comprar la madera y pagarle para que la colocaran en medio del río”, expresó Bonilla al hablar con reporteros de El Caribe.


Los comunitarios esperan por una colaboración de la alcaldía de Santiago o del gobierno central que permita contar con un puente para el paso de motores. En el sector Miraflores II, al norte de Santiago, atraviesa por la misma situación y tuvieron que levantar por su cuenta un puente de madera.


La improvisada pasarela construida con recursos de la misma comunidad debido a la cantidad de niños que deben desplazarse hacia la escuela de la comunidad. Carmen González, residente en la barriada denunció que cada vez que se registran aguaceros fuertes se les imposibilita el tránsito por esa vía. Dicen tienen años esperando para que el gobierno o la alcaldía de Santiago asuma la construcción de la obra.


El puente tiene una longitud de aproximadamente 30 pies. Una parte de la madera ya comenzó a destruirse y son muchos los que caen a la cañada, debido al peligro que representa. “Aquí se hace muy difícil cruzar el puente, ya que las tablas que tienen en momento no soportan el peso de las personas que cruzamos por aquí, y ha habido momento donde se ha roto y hemos tenido que durar meses reparándolo”, apuntó Ramón González.


Dice que a cada momento acuden a centros de salud con un niño y hasta un adulto con un brazo o una pierna fracturada. Ramón González dijo que están cansados de las tantas reuniones con la alcaldía, con la gobernación provincial y hasta con los diputados de ese distrito. “Son muchas las personas importantes que hemos visitado para ver si nos hacen al menos un pasadero, pero todo se ha quedado en promesas incumplidos”, apuntó González.


Teme que la pasarela se desplome y cause la muerte de algunas personas en su intento por atravesarlo. Según los residentes de Miraflores, las autoridades del Gobierno central se han olvidado por años de que esta comunidad existe y solo se acuerdan en los procesos electorales.