alcaldeEl alcalde de San Francisco de Macorís, Félix  Manuel Rodríguez Grullón,  contra quien la Procuradora Sspecializada de Persecución de la Corrupción Administrativa solicitó orden de arresto, se encuentra en altar mar, en un crucero, y regresará al país el próximo sábado.


La vocera del ayuntamiento de San Francisco de Macorís, hablando a nombre del alcalde, dijo que se había comunicado con éste  y está al tanto de la orden de captura en su contra. Dijo que el funcionario le informó que  regresa el sábado y, cuando se encuentre en el país, se pondrá a disposición de la justicia.


Explicó que Rodríguez Grullón viaja en compañía de su esposa, quien sufre una rara enfermedad y habría pasado recientemente  por una hospitalización de 35 días.  Dijo que el alcalde tenía cinco años que no tomaba vacaciones y que fue él quien denunció el desfalco en el ayuntamiento. Señaló que Rodríguez Grullón estaba esperando la situación que se ha presentado y que en varias ocasiones  indagó sorbe cómo andaba el curso de la investigación.


La vocera del ayuntamiento de San Francisco de Macorís habló a través del programa radial El Sol de la Mañana. La Procuraduría General de la República informó anoche que solicitó y obtuvo orden de arresto contra el alcalde, por alegados actos de corrupción administrativa en detrimento del Estado dominicano, que envuelven más de 100 millones de pesos.


El arresto fue dispuesto por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Francisco de Macorís. La Procuraduría estableció que la operación fue dirigida por la procuradora especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa, Laura Guerrero.


Según la información, la magistrada Guerrero, también solicitó orden de arresto contra  Fior Daliza Genao Hernández, gerente financiera y tesorera del Ayuntamiento Municipal de San Francisco de Macorís; así como contra Jerson Nerys Lizardo Pérez, exencargado de nómina de esa alcaldía.


Se informó que Guerrero dijo que a los funcionarios se les imputa la violación de los artículos 123, 145, 150, 166, 167, 169, 170, 171 y 174, así como 265 y 266 del Código Penal Dominicano.