imageAutoridades afganas liberaron a 65 presos este jueves, a pesar de las objeciones de Estados Unidos de mantener detenidos a los que llama “insurgentes peligrosos” que representan una amenaza para las fuerzas de seguridad y civiles. El ejército de EE.UU. en Afganistán indicó que los hombres están “directamente relacionados” a los ataques que mataron e hirieron a 32 militares estadounidenses y de la coalición, y a 23 miembros del personal de seguridad afgano y civil.


La controvertida liberación de los prisioneros surgió en medio de una serie de tensiones entre Washington y Kabul, debido a la falta de voluntad del actual presidente afgano, Hamid Karzai, para firmar un acuerdo bilateral de seguridad para mantener a algunas tropas de EU y de la coalición en Afganistán después de este año.


Las autoridades estadounidenses emitieron varias veces en público su malestar por una probable liberación de prisioneros. “Hemos dejado clara nuestra opinión de que estos individuos deberían ser procesados bajo la ley afgana. Pedimos que los casos sean revisados cuidadosamente”, según un comunicado del ejército estadounidense.


“Pero la evidencia en contra de ellos nunca fue seriamente considerada, incluso por el fiscal general, dado el corto tiempo desde que se tomó la decisión de trasladar estos casos al sistema judicial afgano”, agregó. Liberarlos, indicó el ejército, viola los acuerdos entre EU y Afganistán, y es “un gran paso hacia atrás para el Estado de Derecho en Afganistán”. Por su parte, Afganistán dijo que no tiene pruebas suficientes para mantener detenidos a los 65 prisioneros.


Abdul Shukor Dadras, jefe de la Junta de Revisión de Afganistán, dijo que el fiscal general ordenó la liberación de los presos de la cárcel de Bagram, después de una cuidadosa revisión de los 88 casos. La declaración de pruebas detalladas de los militares de Estados Unidos en contra de varios de los sospechosos, señaló que el grupo incluía a un presunto experto en explosivos de los talibanes, un comandante que se sospechaba formaba parte de la red Haqqani y un especialista acusado de la construcción y la colocación de artefactos explosivos improvisados.


“Estos individuos son peligrosos”, dijo este miércoles la portavoz del Departamento de Estado de EU, Marie Harf. “Ellos representan una amenaza para la seguridad deL pueblo afgano”. No es la primera vez que Afganistán decide liberar a un grupo de presos y que EU manifieste su molestia. La libertad anticipada y preventiva de los presos por el gobierno afgano.