dcb2b6e1cd553223e245fc69945f4b7a_300x226José Lantigua lleva preso 3 meses en la Cárcel de La Victoria. El acusado de “secuestro” y violencia doméstica por la madre de sus siete hijos, Maribel Altagracia López Liriano, la que fue su cónyugue por 13 años, desmintió el hecho este miércoles. José Lantigua, quien se encuentra en la cárcel de La Victoria, donde guarda prisión desde hace tres meses por la acusación de su ex mujer, refutó la versión de que le parteaba el nacimiento de los hijos


Lantigua está privado de libertad, por una querella de la madre de sus hijos en la que le acusa de ejercer violencia contra ella y de haber raptado a sus propios hijos. Ahora, luego de una vivienda con Lantigua de 13 años, y de unos meses de haberse separado, López Liriano le acusa de “rapto”, en entrevista que han publicado diversos medios de comunicación.


Versión de Lantigua


José Lantigua, quién por el hecho de estar encarcelado, alega tener pocas posibilidades de establecer su defensa en los medios de comunicación y dijo que esto es una “trama” en su contra. Al ofrecer su versión de los hecho, relató que la historia de la madre de sus hijos menores (siete), comienza cuando fue violada en su hogar entre los 12 o 13 años, en Cienfuegos, Santiago, por su padrastro, identificado como “Alberto”, el cual guarda prisión en la cárcel de Rafey.


Según Lantigua, tras el fracaso a su virginidad por parte de su padrastro, López Liriano, que entonces vivía con una tía, llevaba una vida desordenada en la calle. Fue entonces cuando su tía habló con él y le propuso que se juntara con ella para tratar de sacarla de la calle porque en ese momento él estaba soltero.


Antes de dar el paso, dijo Lantigua, se hizo una reunión con sus familiares cercanos. Un hermano llamado “Robertico” fue de los que dieron su aprobación a para su unión. “El padre de Maribe que guardaba prisión en la cárcel de Salcedo por un homicidio, también dio su aprobación”, aseguró Lantigua. “Él me dijo cuando le visité en la cárcel que prefería que su hija se juntara conmigo, antes de que estuviera en la calle, porque él estaba en prisión y su madre vivía lejos en un campo del Cibao, y ella, menor de edad, no tenía quien la cuidara”, declaró.


Luego del arreglo con la familia, Lantigua narra que la llevó por un tiempo a Pantojas, en Santo Domingo Oeste, y luego volvió con ella a Salcedo, donde su madre. Allí pasaron un tiempo, y luego de acompañarla a varias visitas donde familiares porque ella no tenía hogar fijo, posteriormente se establecieron de nuevo en Pantoja donde vivieron por más de un año.


También vivieron unos años, en Bonao, en la avenida Libertad, al frente de una emisora de radio. “Una persona que haga un “secuestro” no se muda al frente de una emisora de radio, y en ambientes donde hay mucha gente”, subrayó. Indicó que posteriormente se mudaron al barrio “Paraíso”, en el municipio Pedro Brand, donde compró cuatro tareas de terreno en un proyecto del Instituto Agrario Dominicano (IAD), y juntos empezaron la construcción de la casa donde vivieron y tuvieron sus hijos.


Ambos se congregaron en la Iglesia Evangélica “Pentecostal Primitiva”, que pastoreaba el fenecido Alfredo Rivera, donde se congregaron del año 2002 al 2009. De ahí pasaron a otra iglesia a congregarse y duraron un año, porque ambos llevaban una vida cristiana, hasta que regresaron de nuevo a la casa que tenían en el barrio “Paraíso”. De allí decidieron mudarse a otro lugar, en el municipio Pedro Brand, en las proximidades de Lomas Lindas, donde se establecieron por casi 4
años.


Lantigua negó que la tuviera bajo “secuestro”, ya que él trabajaba hasta tarde y ella iba sola a congregarse a las iglesias evangélicas del lugar, y tenía su propia libertad de movimiento, algo que no disfruta un “secuestrado”. “El que desee puede investigar eso”, apuntó. Agregó que posee cartas en la que López Liriano le escribió cartas de amor, lo que prueba que nunca estuvo forzada.


Ella iba sola y compraba alimentos en un colmado situado frente al Polideportivo en el barrio Los Cocos, de Pedro Brand, lo que indica que si estuvo “secuestrada”, pudo escaparse, porque iba sola donde quería, explica. Lantigua indicó que quien quiera investigar sobre la libertad de movimiento que tenía su excónyugue está en libertad de hacerlo para que compruebe sus afirmaciones, porque siempre vivió en ambientes poblados, con mucha gente, algo que no haría un “secuestrador”.


Lantigua consideró que quienes difunden las acusaciones de haber secuestrado a López Liriano y de haberla obligado a tener los hijos, solo buscan dañarle su imagen, y dijo que está siendo manipulada, porque a pesar de la separación, ella, por sí sola es incapaz de hacer lo que le han puesto a hacer.


“Ahí hay alguien, hay personas, que andan detrás de esa campaña, y ni me imagino porqué lo hacen, no tengo dinero, no soy delincuente, no tengo historial delictivo, pero creo que es parte de lo que me toca vivir en esta vida, si los hombres no investigan ambas partes y practican justicia, Dios sea quien me haga justicia, hice todo lo que pude como hombre para que ella estuviera cómoda, pero la vida da golpes muy fuertes y a mí y a mis hijos nos ha tocado recibirlos”.


La Versión de uno de sus hijos


José Abel Lantigua Martínez “Licho”
Nota: De este joven, se publica que anda “deambulando” como un enajenado mental por las calles de Pedro Brand, pero él en su sano juicio hace diligencias para defender a su padre y contar verdades de este “drama familiar”. He aquí su versión de los hechos.


La verdadera historia… Trama contra mi padre…


“Hola a todos… Muy buenas noches….Es triste lo que nos están haciendo. En todo el tiempo que Maribel estuvo con mi papa, él la sacaba a pasear por el país entero con nosotros estando pequeños. Él se congregaba en la misma iglesia donde íbamos con mi papa en la Iglesia Primitiva del kilómetro 28 de la autopista Duarte, donde el pastor Alfredo Rivera Pérez (fallecido)”, explicó José Abel.


Al pasar el tiempo, mi padre llegó a ir con los hermanos de la iglesia a donde su familia en Salcedo, en ese entonces su mamá no se había mudado para Santiago. Y no solo con los hermanos de la iglesia, mi padre le dio la libertad de irse sola para donde su familia y ella nunca quiso… sobre los maltratos que ella dice, su hija Cetura, la mayor de mi padre y ella, me atrevo a decir todos son testigos de que él no la maltrata. Pueden investigarlos.


Respecto a los partos, mi papa al nacer un niño iba con ella y el alcalde a la Oficialía de Pedro Brand, en el KM 27 Auto Pista Duarte, en Flor de Loto, antes de darle acta de nacimiento, ella era entrevistada por la jueza de esa Oficialía, la 14ava Circunscripción en Pedro Brand.


Ella le decía a la jueza que no daba a luz en hospitales porque tenían miedo de que los médicos le cambiaran lo niños y decía que así era lo natural, que su mamá parió todos sus hijos así y que ella también lo haría así. Por eso es que nunca tuvo problemas en los partos como dijo en la entrevista que le hicieron.


Por su testimonio de cómo daba a luz la jueza le entregaba las actas de nacimiento a ella y a mi padre, todos los niños están declarados porque mi padre se preocupó por que todos estuvieran sus documentos al día. Maribel iba a la farmacia y compraba algodón y alcohol y tijera y los tenía reservados para sus partos. No entiendo lo de estar secuestrada si ella iba sola con los niños a la Iglesia Betel en Lomas Lindas y pudo haberse escapado antes
de tener siete niños con mi papa.


No sé por qué le hace esto a mi padre si mi é trabajaba en la OMSA de 5:00 de la mañana a 2:00 de la tarde y ella se quedada sola con mis hermanitos. José Abel afirmó “tengo pruebas de carta ella diciéndole cosas lindas a mi papa, entonces ella estaba enamorada de su supuesto secuestrador. Salía a los colmados distantes y poblados cuando mi papa trabajaba, osea que tenía oportunidad de escapar de su secuestrador y llamaba a su familia cuando ella quería y le podía explicar que estaba secuestrada y nunca se lo dijo.


Ella al parecer se cansó del viejito que ahora no tiene nada, todo se le fue abajo y ella no soportó los momentos difíciles que nos llegaron porque tuvimos momentos buenos. Pero la entiendo, espero la justicia de Dios y los hombres obren para que mi papa salga de esa cárcel en la que esta solo por ser un padre responsable y no un secuestrador o un hombre violento de cómo lo acusan. “Pedimos clemencia e investigar la realidad de esta situación que no solo afecta a los grandes sino también a mis hermanitos. No es justo todo esto!! Dios les bendiga! Jose Abel Lantigua Martínez.