CaptureEn cierta época, Adonis Losada hacía reír a los televidentes cada vez que aparecía con una peluca gris y gafas de abuelita para el personaje que interpretaba en el popular programa de televisión Sábado Gigante, que se transmite por Univisión. En la actualidad, sin embargo, el diminuto actor cómico -conocido por su torpe personaje de la abuela Doña Concha- viste un mono azul como acusado en la corte de Circuito del Condado Palm Beach.


Según la publicación del diario elnuevoherald.com, Losada, de 49 años, enfrenta un juicio acusado de 66 cargos de pornografía infantil, muchos con imágenes gráficas de niños en diferentes situaciones sexuales. En una decisión poco usual, Losada declinó contratar a un abogado para que lo represente, o siquiera presentar argumentos en su defensa.


Antes que el juicio comenzara, el martes 28 de enero, Losada declinó la oferta de la Fiscalía de declararse culpable a cambio de recibir una sentencia de 20 años. El jueves, hablando a través de un intérprete de español, Losada le dijo a la jueza de Circuito Karen Miller, “No tengo ningún deseo de estar aquí”.


“No quiero participar”, dijo al afirmar sus planes para no testificar, ni que se interrogue en su nombre a los testigos de la Fiscalía. “Sólo quiero que me manden el veredicto y toda información”. Tras determinar que Losada sí tiene las capacidades mentales para ir a juicio, Miller dijo que le exigiría al menos que se siente en la sala del tribunal mientras el jurado escucha las pruebas presentadas por los fiscales Gregory Schiller y Justin Hoover.


“Es mejor si usted está presente”, dijo Miller, quien luego agregó que tuvo dificultad para encontrar algún caso anterior en la Florida donde los acusados hayan optado permanecer en la cárcel en tanto se celebran los juicios. “Es el día de su comparecencia en la corte”. La jueza le preguntó varias veces a Losada si estaba seguro de su decisión. Le recordó que de ser hallado culpable se enfrenta a una sentencia mínima de 44 años y un máximo de 330 años de prisión en una penitenciaría estatal.


“Me imagino que aquí las sillas son más cómodas que las de una celda”, dijo la juez. “Aquí descansamos”. A lo que Losada respondió, siempre a través de un intérprete: “Quiero que quede claro en el récord: estoy aquí en contra de mi voluntad”. Losada nunca explicó su posición, pero en el 2012 perdió una batalla en la Corte de Apelaciones del Tercer Distrito para consolidar todos los cargos en un solo juicio en el Condado Miami-Dade, cerca de su familia y su casa, y para “utilizar los recursos judiciales con más eficiencia”.


El acusado, de cinco pies y tres pulgadas de estatura, fue arrestado en septiembre del 2009 después de conectarse por Internet con un policía de Boynton Beach que se hacía pasar como un hombre bilingüe y bisexual en un sala de chat para personas interesadas en tener relaciones sexuales con niños. La sala de chat se llamaba “#baby@todderlove”, según documentos judiciales.


Losada, que en un principio usó el pseudónimo de “Vergonauta2009″ y después “Raul Gonzales”, utilizó las redes sociales para enviarle al detective Charles Ramos —que usaba el nombre de “Paul”— una foto de un niño y un hombre adulto el 28 de agosto de 2009, según los documentos del arresto. De igual modo, invitó a Ramos a que lo viera masturbarse a través de la cámara de su computadora.


El diálogo continuó el 14 de septiembre, cuando Losada, desde su computadora en el apartamento de South Beach donde vivía, le mandó a Ramos 32 fotografías más de pornografía infantil. Cuatro días más tarde, con una orden de registro, la policía de Miami Beach se apoderó de la computadora de Losada y descubrió 16 fotos de pornografía infantil. En el Condado Palm Beach, Losada fue acusado de 33 cargos de transmitir pornografía infantil, y 33 cargos de pornografía infantil. Se le fijó una fianza de $3 millones y permaneció así hasta que el año pasado se bajó a $30,000.


En el Condado Miami-Dade, Losada fue acusado de 16 cargos de posesión de relaciones sexuales con un menor de edad. Desde que fue arrestado en el 2009, Losada ha sido transferido varias veces entre las cárceles de los condados. El empleo de Losada en Sábado Gigante terminó inmediatamente después de su arresto. El jueves, Losada dijo que no tenía ningún interés en hacer de su propio abogado en la vida real. “No voy a interpretar a un abogado”, dijo en español. El juicio continuaba el viernes, todavía con el detective Ramos en el estrado de los testigos. La fiscalía planea terminar de presentar su caso el lunes.