Copycat (sick)¿Estás cansado de enfermarte cada vez que un virus del resfriado o de la gripe pasa por tu mundo? ¿Quieres mejorar tu bienestar, tener más energía y, quizá, hasta vivir más?


Empieza a implementar en tu vida diaria algunos de estos divertidos (¡y sencillos!) refuerzos que mejorarán tu sistema inmunológico y tal vez lograrás protegerte de las enfermedades de mejor forma en el futuro. ¡Esto es por ti, sistema inmunológico!


1. Cantar
La investigación muestra que cantar es un refuerzo efectivo para la inmunidad, incluso si desentonas. Así que canta en la ducha por la mañana. Cantar mientras vas en el auto. Canta en casa mientras lavas los platos de la cena. Pero no cantes en el trabajo. Eso sería raro. (Solo es una sugerencia).


2. Reír
Según varios estudios, la risa activa las protectoras células T e incrementa la producción de anticuerpos. Así que escucha un divertidísimo podcast o a un atrevido locutor en la radio mientras te preparas para ir a trabajar. Ve un episodio de tu comedia de situación favorita mientras desayunas. Pon un DVD de monólogo humorístico mientras cenas. Lee un libro divertido antes de irte a acostar. Cuánto más te rías a carcajadas de forma regular, más estarás ayudando al fortalecimiento de tu sistema inmunológico. (Y lo bueno de la risa es que, a menudo, es contagiosa. ¡Así que puedes extender los beneficios de salud para otros!)


3. Combatir el estrés
El estrés es el enemigo público número 1 cuando de tu sistema inmune se trata (el cortisol que produce suprime tus células inmunológicas), por lo que cualquier cosa que baje tus niveles de estrés ayudarán a que tu sistema inmune funcione bien. Identifica a las personas y actividades que te calman y te llevan a un lugar feliz, luego empieza a incluirlas en tu calendario de forma regular.


4. Probióticos
La salud del tracto gastrointestinal juega un papel importante en fortalecer el sistema inmunológico. De hecho, Amanda Bontempo, una dietista registrada en el Centro Montefiore Einstein para el Cuidado del Cáncer de la ciudad de Nueva York, indicó que “la salud del sistema gastrointestinal determina la salud del sistema inmunológico”.


¿Una clave importante para la salud digestiva? Los probióticos, como el yogur, kéfir, chucrut, miso y pan de masa fermentada, de los cuales todos contienen “bacterias benéficas” que ayudan a tu tracto gastrointestinal a hacer su trabajo.


5. Prebióticos
Estas fibras solubles, las cuales se encuentran en alimentos como los bananos, alcachofas, cebollas y puerros, ayudan a los probióticos a hacer su magia y, por lo tanto, también ayudan al tracto gastrointestinal.


6. Un toque humano
Ir por un masaje, abrazar, darse las manos, tener sexo, todo reduce los niveles de cortisol que debilitan las defensas del cuerpo. Según investigaciones, recibir un masaje de 45 minutos también refuerza los glóbulos blancos que atacan a los patógenos y reducen las citocinas inflamatorias, las cuales han sido relacionadas con enfermedades autoinmunes.


Tener sexo, abrazar y tomarse de las manos hace que nuestros cuerpos segreguen oxitocina que disminuye el nivel de cortisol, convirtiéndola en un maravilloso optimizador del sistema inmune. De hecho, algunos expertos recomiendan ocho abrazos al día para aprovechar al máximo los beneficios de tu oxitocina. ¡Así que a abrazar!


7. Meditación
La meditación consciente influye positivamente el sistema inmunológico; según un estudio, los participantes que meditaron durante ocho semanas mostraron una mejor respuesta inmunológica a la vacuna de la gripe. Si eres una persona madrugadora, comienza tu día con una sesión de meditación de tres minutos.


¿No eres madrugador? Medita por tres minutos cuando llegues a casa del trabajo o cuando te estés alistando para ir a la cama. ¿Eres un novato en la meditación?


8. Dormir lo suficiente
Algunos estudios han encontrado que la privación del sueño reduce tu conteo total de células T, reduciendo de ese modo la capacidad de tu cuerpo para combatir los patógenos que causan las enfermedades. Si no logras dormir ocho horas de forma regular, empieza a tomar medidas para mejorar tu higiene del sueño ahora. Para ver consejos (incluyendo tu última taza de café a las 2 de la tarde), revisa nuestro “Reto para comenzar una rutina de sueño saludable”.


9. Ejercicio moderado
El ejercicio no solo ayuda a tu cuerpo a combatir las infecciones: investigaciones han demostrado que además disminuye tu riesgo de padecer enfermedades como osteoporosis y cáncer. Incluso salir a caminar durante 20 minutos al día fortalecerá las capacidades de tu cuerpo para combatir las enfermedades: 10 minutos de ida y 10 minutos de vuelta. ¡Eso es todo!


10. Conexión humana
Según una investigación publicada por la Asociación Estadounidense de Psicología, el aislamiento social debilita la inmunidad y compromete la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones. Por otro lado, los vínculos sociales como el matrimonio, lo fortalecen. ¿Te sientes solo? Busca la compañía de otros; esto fortalecerá el funcionamiento de tu sistema inmunológico.


11. Verduras
Los vegetales verdes como la col china, la col rizada y el brócoli le dan un empujón a tu sistema inmune al garantizar que las células inmunológicas en tus intestinos funcionen correctamente. ¿Alguien quiere crujientes chips de soya y col verde?